¡¡¡Wiwiwishu!!!

Mi nombre es Yuki y soy una cosplayer española que lleva dos años en Costa Rica. Durante mucho tiempo, al igual que otros, fui una espectadora más que admiraba el trabajo de otros artistas a través de las redes sociales. Acabé pensando que no era algo que yo pudiera hacer, sobre todo porque mi físico no encajaba con ningún personaje de los que pudieran gustarme.

Gracias a un par de amigas me adentré, aún estando en España, a lo que sería mi primer cosplay: Koujaku de Dramatical Murder. Acabó siendo un caos entre estrés y ansiedad. Demasiados detalles. Yo no sabía maquillarme. No me sentía bien en cómo me quedaba y, sin duda, estaba muy lejos de todos los cosplayers que me agradaban.

Después de mudarme aquí y estar un año en hiatus, acomodándome, retomé el hobby con Juuzou de Tokyo Ghoul. Allí empecé a adentrarme más en la comunidad y formando lazos con mucha gente que hoy por hoy puedo llamar familia. En todo ese tiempo he aprendido muchas cosas; por eso mismo creo que debo usar mi proceso de asimilación, adaptación y aprendizaje en el cosplay para poder ayudar a los demás.

La idea de estos vídeos es que muchos de los nuevos agarren valor y que no decaigan. Que los viejos relajen sus opiniones muchas veces tóxicas. Que la gente sepa discernir entre el artista cuando está dentro de un traje a su vida privada y personal. A llenarnos todos un poquito de amor.

El cosplay es un hobby caro. Algo en lo que hay que invertir mucho tiempo y dinero pero que si lo llevas bien te devuelve el favor elevado a mil. La comunidad es bonita, solo hay que saber apartarse de lo que no nos gusta. Evitar el drama. Reírse de uno mismo de forma sana y ser feliz.

Quiero que poco a poco creemos una comunidad, traer invitados en la mayoría de vídeos, abrir debate y que todos podamos compartir y debatir sobre un tema en común para llegar a un conseso que abra las puertas de la tranquilidad para todos. No hay que tener miedo. Las cosas cambian. Nosotros cambiamos y uno al final lo hace porque quiere sin importarle qué van a decir los demás. Y así es cómo se logra disfrutar de algo plenamente sin puntos negativos. Sin más preámbulos, ¡[email protected] a Yukitolia!

Comentarios