A modo de sorpresa, o magia navideña desde Noviembre, Intel y AMD confirmaron una nueva alianza para crear y comercializar un nuevo procesador para portátiles que permita ofrecer gaming de última generación en sistemas livianos.

El nuevo chip formará parte de la línea Intel Core de octava generación, incluyendo un núcleo Intel con una GPU de Radeon. Según The Wall Street Journal, esta alianza entre compañías es la primera desde hace varias décadas, aunque el mismo no será competidor directo de los productos Ryzen de AMD.

Intel explicó que este procesador será el primero que contará con la tecnología Embedded Multi-die Interconnect Bridge, el cual utiliza un puente de red para que la información fluya a velocidades considerables, además de tener un menor tamaño, así como una producción más sencilla. El uso de HBM2 reducirá considerablemente la exigencia energética y facilitará la dedicación absoluta al procesamiento gráfico.

El mismo aún no tiene una fecha estimada de lanzamiento, pero aseguran que iniciará a comercializarse a inicios de 2018.

Fuente: The Verge

Comentarios