“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y mujer los creó”. (Génesis 1, 27)

Pese a que el fundamento principal de Noragami es la mitología japonesa, hay aspectos en esta (la mitología) que pueden asimilarse con la mitología griega y uno de sus principales rasgos característicos: el antropomorfismo. Concepto que se puede poner en tela de juicio en comparación con las creencias judeo-cristianas, ¿el humano es hecho a imagen y semejanza de Dios o la deidad es un concepto determinado por el ser humano el cual abarca todas sus facultades divinizadas? Antes de entrar en una de mis ramas favoritas de la filosofía (los temas teológicos) empezaremos, según la tradición, a dar una breve sinopsis del anime a tratar, para ubicar a nuestros lectores que no hayan visto la obra.

Noragami es un anime que se realiza en dos temporadas, las cuales narran la historia de Yato, un dios japonés el cual, por consecuencia de su impopularidad, busca la manera de obtener fama y riquezas. Este es un dios el cual posee características bastante humanas, por así decirlo, igualmente los dioses que se presentan durante el desarrollo del anime. Junto con Yukine e Hiyori acompañan a Yato en el desarrollo del anime como protagonistas, estos también, aunque no son dioses, tienen relación con los asuntos divinos de los dioses. Para no entrar con muchos spoilers, quiero resaltar una característica fundamental que llena de contenido al anime: la actitud de Yato, para mí, uno de los personajes más simpáticos de la obra.

Sin embargo, no nos vamos a concentrar tanto en el contenido de la obra en sí, nos vamos a fijar en el comportamiento de los personajes, que es clave para comprender el antropomorfismo de los dioses (dioses con características humanas) o si los humanos somos teomorfos, es decir, poseemos nuestras cualidades debido a que somos hechos a imagen y semejanza de una deidad creadora. Aquí no vamos a poner en tela de juicio la gran duda de si existe un dios o no, si este nos ama o no, vamos a reflexionar a partir de la mitología y la teología cristiana, con fundamentos en Noragami, el comportamiento de sus personajes y su correspondencia con el antropomorfismo mitológico.

Durante el desarrollo de Noragami vemos con los dioses que aparecen son sumamente “humanos”: cuerpos con figura humana, que poseen deseos y voluntades, tienen sentimientos tanto corporales como psicológicos, poseen necesidades como el hambre y un hogar, pero lo más curioso es que mueren, aunque vuelvan a reencarnar. Vemos las características que un humano común tiene durante su vida, pero vigentes en los dioses de Noragami, Por otra parte, los dioses de las grandes religiones del mundo también tienen características similares, por ejemplo, en la biblia se habla mucho de los afectos de YHWH (el Dios Abrahamico), que en momentos siente ira, en otros momentos compasión, deseos de ver un pueblo arrepentido, entre otros afectos que los humanos poseemos. ¿son los dioses hechos a nuestra imagen y semejanza, o somos el resultado de la creación de un dios que quería hacer su creación a partir de como él se percibe a sí mismo?

Las creencias con respecto a las divinidades han de ser sumamente heterogéneas, diversas creencias (tanto filosóficas como teológicas) han de concebir a los seres divinos con ciertas similitudes como la perfección y la eternidad. Sin embargo, solamente las creencias teológicas perciben a los dioses con características humanas. Así en Noragami vemos a Yato y otros dioses con características sumamente humanas, como los sentimientos, qué también poseemos nosotros, he incluso tienen una característica más: los dioses mueren (aunque reviven) como se ve al final de la segunda temporada de Noragami.

La cuestión que podemos tomar de Noragami no es el problema metafísico de si dios existe o no, no nos interesa en este caso saber si realmente el espíritu de Dios volaba sobre las aguas antes de la creación; el problema que podemos percibir es: ¿quién está hecho a imagen y semejanza de quién? Puesto que, si somos nosotros, somos seres con características divinas, y si es dios el creado (en tanto se piense en dios como concepto) sería un dios antropomórfico, característica muy detallada en los dioses mitológicos.

Noragami nos puede plantear muchos problemas filosóficos más, sin embargo la cuestión de las características divinas es la más aparente en el anime que estamos trabajando, pues los dioses aquí no son entidades abstractas u oscuras como en la vida cotidiana, sino que ellos mismos desarrollan su propia historia humanizada y comprensible a partir de conceptos humanos.

Próximamente: Ao no exorcist: ¿malo por naturaleza?