Es algo tarde esto, hace semanas que salió y medio mundo perdió la cabeza. Entonces, ¿por qué hablamos hasta ahora de Devilman: Crybaby? Porque los estudios son algo maligno que alejan al hombre de la sociedad.

Devilman: Crybaby es un anime del año 2018, basado en el trabajo homónimo de Go Nagai, fue dirigido por Masaaki Yuasa y transmitido por Netflix como una serie original, JA. La historia va de Akira, quien es poseído por un demonio pero mantiene su cocoro humano, y de Ryou, su millonario amigo ario que quiere eliminar demonios. Juntos empezarán una cruzada contra los señores de la noche.

No sé qué tanto del manga original está metido aquí, es obvio que cosas como los teléfonos celulares no aparecían en el trabajo del 72, espero. Además, es poco probable que la obra original de Nagai tenga ese nivel absurdo de sexo y violencia. Sí, tenemos un nivel absurdo de sexo y violencia, pero como es en dibujitos entonces está bien.

Lo bueno

La música de Devilman, es lo mejor que he escuchado en años, excepto por las partes rapeadas que fueron puro cringe. No sé si fue Yuasa (le tengo un altar en mi casa, más tarde hablaré de eso), pero alguien puso la melodía correcta en el momento correcto, canciones que evocan la emoción precisa que querían transmitir; y eso es algo muy valorado por algunos.

Otro punto importante es la animación a la Yuasa, muy al estilo de Ping-pong: the animation, a veces se deforma, las cosas se ven horribles y no se entiende un carajo; pero es  dinámica y cumple de una manera de diferente el contar la historia.

Lo malo

No voy a poner nada malo, porque esto es una recomendación y no una crítica. Aunque debatir sobre la diferencia entre ambas sea posible, me da pereza. Además, no le encuentro nada de malo a esta joyita. Aunque algunos dirán que les gustó más el original y tengan otras quejas.

La obra está demasiado sexualizada, aunque para muchos eso no es problema, a otros no va a gustar mucho. Te pondrá un par de tetas en la pantalla siempre que sea posible, aun cuando no haga falta. Lo mismo con la violencia, si puede poner sangre y destrucción lo hará en exceso. Pero, importante destacar, no es un anime tipo Mirai Nikki o Akame ga kill, o cositas así, feas, cuyo único fin es mostrar muerte y violencia para hacer a los niños sentir grandes. Al menos no siento que esa sea la finalidad, tiene algo más que ofrecer (la historia de Lucifer y los dioses y toda la vara).

Devilman: crybaby es sucia, violenta y pornográfica, una blasfemia visual que no te dejará indiferente. Es una obra diferente a lo que acostumbramos en muchos sentidos y es 100% recomendada.

Comentarios