Con la idea de que más personas conozcan y prueben juegos de mesa nuevos, decidí escribir estas recomendaciones que podrían ser del agrado de personas que están familiarizadas con juegos más clásicos. En esta segunda nota, también recurro a uno de los juegos más reconocidos a nivel mundial, pero esta vez no de cartas, sino de tablero, se trata de Monopoly.

Monopoly es un juego amado y odiado por muchos, con mecánicas bastante sencillas y un sinnúmero de “reglas de la casa” que las personas han adoptado a lo largo del tiempo, lo cual en muchos casos hace que el juego se vuelva interminable o que se dé poca negociación. Mencionaré algunas de las características que los jugadores pueden encontrar atractivas en este juego y recomendaré juegos más modernos en donde se pueden encontrar esas mecánicas.

  • Negociación

Para aquellos con “mucha hablada”, la negociación es un arte y un entretenimiento, por eso disfrutan tratar de sacar el máximo provecho de los intercambios y arreglos que se hacen en este juego. Existen muchos otros juegos que tienen en la negociación su mecánica central, pero para empezar recomiendo estos dos.

1- I’m the Boss

Quizás un grupo de empresarios con conexiones dudosas no es el mejor ejemplo acerca de como llevar a cabo una negociación en la vida real, pero es el tema perfecto para un juego que se trata acerca de “cerrar tratos”. Se debe buscar el balance entre permitir que los demás me ayuden a cerrar tratos (cobrando su respectivo porcentaje) y lograr cerrarlos de manera individual.

Este juego de cartas tiene, además de las negociaciones que se deben lograr, muchas cartas que modifican las condiciones, por lo que constantemente hay eventos inesperados y cambios de opinión que avivan la conversación y que hacen que cada partida sea muy distinta a las demás.

2- Bohnanza

En Bohnanza somos agricultores que buscan sembrar, cosechar y comerciar sus frijoles para tener la mayor cantidad de dinero al final del juego. Lo ideal es recolectar cartas del mismo tipo o mismos tipos de frijol, de manera que hay que utilizar todo el ingenio posible en hacer que los demás te den las cartas que te benefician. Las reglas son sencillas, y la diversión está garantizada.

  • Dinero e inversiones

Una parte icónica de Monopoly es su dinero, y hay quienes disfrutan tener que ganarlo, administrarlo y hasta invertirlo o gastarlo. Inclusive podría apelar bastante el hecho de sentir que se es un gran magnate con negocios millonarios. Les dejo un par de juegos en donde también se puede lograr esa sensación.

3- Acquire

Este es un juego del año 1964, y aunque no es común para mi recomendar títulos tan antiguos, este vale la pena. Además, a lo largo de los años se han hecho reimpresiones y ajustes al juego que lo hacen sentirse un poco más moderno. A pesar de tener ciertas similitudes con Monopoly, este es un juego mucho más estratégico y profundo.

En Acquire se compran propiedades dentro de una cuadrícula, con la intención de conectar varias para empezar un negocio hotelero que genere dinero, para esto se utilizan billetes de papel que llevan el conteo de la fortuna de cada jugador, ¿Suenan familiares todos estos elementos? Posteriormente se podrá tratar de adquirir acciones de las empresas hoteleras, o bien, algunas empresas podrán absorber a otras, y como en cualquier juego de acciones, la idea es comprar lo más barato posible y vender lo más caro posible.

4- Happy pigs

Image result for happy pigs tabletop

No es la primera opción en que uno pensaría para volverse millonario, pero criar cerdos puede ser un buen negocio. En Happy Pigs debemos ocuparnos de una chanchera y de competir contra otros jugadores que también están en el mercado del ganado porcino. Cuenta con un sistema muy interesante para escoger las acciones en el cual se obtiene un beneficio por ser el único que realiza una acción y cuantas más personas eligen la misma acción, menor es el beneficio.

Como buen granjero, se debe vacunar a los cerdos, y asegurarse de que crezcan y se reproduzcan. Pero como buen empresario, se deben tomar decisiones acerca de inversión en nuevos terrenos, elegir si comprar más cerdos o solo criar propios, venderlos ahora o esperar a que sean más grandes, y otras situaciones clave para maximizar las ganancias.

  • Construir en un terreno y después cobrar por su uso

Es bien sabido que en Monopoly se desea ganar dinero cobrando a los demás por el uso de casas y hoteles, y parte de la emoción es construir esas edificaciones. Algunos juegos contienen una lógica similar, pero se construyen cosas distintas a casas u hoteles, puede ser un zoológico, un ferrocarril o incluso un parque de diversiones.

5- Steam Park

Image result for steam park tabletop
Construir un parque de diversiones en 3D, con estilo steampunk, y que los clientes sean robots… no hay manera en que este juego deje de ser llamativo para todo el que pasa cerca de la mesa en que se desarrolla una partida de Steam Park.

El juego tiene una fase en tiempo real donde se tiran dados una y otra vez hasta obtener los resultados deseados, pero tratando de ser el primero en terminar la fase. Después del frenesí, se llevan a cabo las acciones por turnos, en las cuales se construyen atracciones, puestos de información, casetas de seguridad y baños. Es importante dar mantenimiento a las instalaciones y ampliar el terreno disponible cuando sea necesario. Se debe también llevar a los clientes a las atracciones que sean de su agrado y es en ese momento donde se obtiene el dinero que definirá el ganador del juego.

  • Acciones activadas por dados

En la mayoría de juegos existen acciones que se pueden realizar en el propio turno y que suceden únicamente por que el jugador así lo quiso. Sin embargo, existen también  las acciones o eventos que pasan y que no son 100% decisión del jugador, y estas por lo general se activan por dados o por cartas (juegos dice driven o card driven).

En Monopoly, la tirada de dados obligatoria de cada jugador activa distintos eventos o situaciones según la casilla en la que se cae, y esto se puede encontrar en numerosos juegos que vale la pena probar.

6- Catán

Nos encontramos frente al eslabón perdido entre los juegos clásicos de venta masiva y los juegos modernos de diseñador, Catán se ha convertido en un “nuevo clásico” de los juegos de mesa, y no es para menos, ya que revolucionó por completo el mundo del tabletop. Y aunque inevitablemente los juegos se han seguido desarrollando, Catán todavía apela a muchos jugadores que empiezan a conocer este pasatiempo.

Entre las mecánicas que componen Catán se encuentra la de casillas que se activan cada turno según una tirada de dados, y esto produce recursos a quienes estén ubicados allí. Estos recursos se utilizan para construir carreteras, poblados y ciudades y así colonizar la isla. Otra manera de obtener estos recursos es la negociación con otros jugadores, elemento que ya fue mencionado anteriormente.

7- Machi Koro

En Machi Koro cada jugador es el alcalde de una humilde ciudad que cuenta apenas con un campo de trigo y una panadería, pero sus habitantes sueñan con tener 4 grandes obras y confían en nuestra dirección para hacerlo. En este juego extremadamente sencillo, una vez más tendremos una tirada de dado obligatoria cada turno, y compraremos cartas que se activan según lo indicado por el dado. Un buen uso de esas cartas y un poco de suerte nos permitirá tener más dinero para poder invertirlo en complacer los deseos de los habitantes de Machi Koro.

  • Suerte

Hay quienes disfrutan la tensión de depender un poco de la suerte como parte de un juego, ya sea para salvarse de algo muy perjudicial, o para lograr una jugada heroica y muy poco probable. Monopoly tiene de esas situaciones cruciales que traen expectativa y después euforia o frustración.

8- Can’t Stop

Un juego de dados bastante sencillo y muy conocido en Estados Unidos, se tiran dados para colocar y mover fichas en un tablero. En cada turno se lanzan 4 dados que se deben sumar en parejas para mover en la columna con ese número correspondiente y se quiere llegar al final de esa columna. Se puede tirar los dados cuantas veces se quiera en el turno, pero si al tirarlos no hay movimiento posible, o bien, uno se pasa de la meta, entonces se perderá todo lo que se ha avanzado. Es un juego que incluye una dosis de riesgo y también permite reírse de lo que le pueda pasar al adversario en su turno.

¿Dónde jugar?

Si querés tener acceso a estos y otros juegos, y recibir más recomendaciones, visitá ManQala Boardgames and Beer en Barrio Escalante, donde podrás encontrar más de 265 juegos distintos que podés utilizar, más información aquí.