Activision decidió llevar la serie de Call of Duty al contexto de la guerra contemporánea tras abordar la Segunda Guerra Mundial. Luego de alcanzar gran éxito con Modern Warfare y Black Ops, la compañía decidió llevar el conflicto al futuro, algo que no salió bien con Call of Duty: Inifnite Warfare. Ahora, Activision ha querido hablar sobre el fracaso de su anterior juego.

En una entrevista realizada por Newsweek, Eric Hirshberg, director general de Activision, reveló que el desarrollo de ese título mostró al equipo que esa temática y estilo de juego no daba para más en la franquicia:

“Con Infinite Warfare nos encontramos con los límites de la creatividad. Al final del día no se sentía como un Call of Duty. Si algo hizo Infinite Warfare, fue aumentar la demanda por un juego que pusiera las botas en la tierra”.

Fuente: News Week