Animales Fantásticos: Los Crímenes de Grindelwald

Una película que dejó hechizados a todos en la audiencia, así se podría describir en palabras simples la nueva película del universo de Harry Potter™ que llegó para robar el aliento y dejar al borde del asiento a todos los espectadores.

La secuela de la película estrenada en 2015, logró capturar la atención de todos los “potterheads” desde mucho antes de la revelación del primer tráiler.

El título ofrecía a los ya muy ansiosos fans, la primicia de quién sería el villano en esta nueva entrega, que además los ya conocedores del nombre Grindelwald saben lo que este representa para el mundo mágico.

Efectos de otro mundo

La entrega hace un avance en la presentación de escenarios, locaciones internacionales y efectos especiales, haciendo que esta sea una de las producciones mejor elaboradas (hasta ahora) del mundo de los magos creado por J.K Rowling.

El director David Yates optó por tomar mucha libertad en el uso de cámaras con planos realmente sorprendentes y ni qué decir del sonido del filme, que hizo sentir realmente que cada batalla y cada bestia mágica estaba en la sala del cine.

La fotografía de la película revela el arduo trabajo en la pre y post producción, además los vestuarios y los instrumentos propios de la época, hacen notar también el gran esfuerzo de quienes trabajan tras bambalinas.

La película cumple con el propósito de trasladar al espectador al mágico mundo de París y Londres de los años 20, espectacularmente cada asistente abandonó la sala por unos momentos y viajó a la época de antaño durante un par de horas.

Una historia mágica.

Lo que cada fan esperaba se logró, al superar de manera inaudita a su predecesora y sobretodo captar y enamorar a los que desde hace tres años esperaban con muchas ansias, la continuación de las aventuras del Magizoologista Newt Scamander.

En esta secuela, nuestro protagonista tiene como tarea una labor titánica heredada nada más y nada menos que por uno de los personajes más fuertes y queridos del universo de los magos: Albus Dumbledore.

En esta ocasión, Newt, en colaboración de Queenie y Tina Goldstein y su amigo no-mag o muggle Jacob, deberán ir tras la pista de Creedence, quien al parecer no es quien dice ser y que además pertenece a una de las familias de magos más poderosas del mundo mágico y guarda un enorme interés para el temido Grindelwald y su movimiento “por el bien común”.

La trama lleva a los protagonistas a recorrer las calles de Londres, siguiendo hasta París y pasando por el muy recordado colegio de magia y hechicería Hogwarts, donde no solo podemos ver al profesor Dumbledore, sino muchos elementos que nos hacen recordar las aventuras de Harry Potter tras sus pasillos, siguiendo las pistas que el Oscurus deja a su paso.

Los protagonistas llegan a una conclusión en común, que tan certero es el mensaje que expande Grindelwald y sobre todo, es un villano o un idealista.

Una vista al futuro.

Para los que disfrutamos las aventuras del joven Potter (y ahora de Newt) tanto en libros como en películas, nos deleitamos con la aparición del célebre alquimista Nicolas Flamel en el segundo tráiler de la película, sin embargo Yates, nos tenía una enorme sorpresa en la producción.

El filme está plagado de easter eggs y guiños, no sólo a las películas de Harry Potter™ sino a la historia mágica que se menciona tanto en los libros como en las películas anteriores.

Los “mensajeros” del ministerio de magia, eventos, fechas y nombres importantes, objetos animados y malditas, callejones escondidos y sobre todo, una vista hacia los más profundos deseos, son algunos de los guiños que certeramente el director escondió en la película, esto sin dejar pasar la incorporación de un personaje que sería clave en la historia que vendría años después.

Lengeremens (para recordar)

  • La historia en general tiene momentos climáticos dignos de cualquier blockbuster.
  • Batallas y hechizos mejorados desde la última película y con mayor avance tecnológico.
  • Guiños a elementos muy recordados de la saga de Harry Potter™
  • Incorporación de personajes nuevos o mencionados en otros libros y películas.
  • Efectos especiales de última generación que hacen a la película cobrar vida.
  • Un final épico, cargado de suspenso y que deja a la multitud sin aliento.

Obliviate (para mejorar)

  • Poca profundización de algunos personajes clave para la historia.
  • Incorporación de un personaje que dejo a la audiencia inquieta y con más dudas que respuestas.
  • Ausencia o poca presencia de animales del mundo mágico.
  • Muy pocas escenas de Hogwarts y el ministerio de mafia en general.

En conclusión, la película cumple con su objetivo y logra desarmar a los fans desde el inicio hasta el último minuto. No solo nos deja la puerta abierta a una secuela, sino que nos muestra la capacidad de imaginación de la escritora Rowling y el excelente trabajo en equipo con Yates.

Por ahora solo nos resta esperar a que se pasen los meses rápido para poder tener una noticia o avance de lo que será la próxima entrega y de cómo se resolverán los conflictos generados en esta.