En “Aquaman,” la búsqueda de Arthur Curry para unir dos mundos comienza con un reto que probará su fuerza y el valor de sus convicciones: recuperar el Tridente Perdido de Atlan.  Sólo el verdadero rey de Atlantis puede empuñarlo, pero incluso para poder encontrarlo, deberá asociarse con Mera, princesa del reino oceánico de Xebel, en una traicionera travesía por tierra y mar.

El primer obstáculo que Arthur debe superar es su propia falta de interés en ser la solución de los problemas de cualquiera, ya sea de los atlantes o de la humanidad. Hasta ahora, se ha sentido satisfecho actuando como una especie de súper poderoso lobo solitario, eligiendo sus propias batallas acuáticas y evitando involucrarse en cualquier tipo de guerra civil mundial.

El visionario director y coguionista, James Wan, se sintió muy emocionado de emprender la primera cinta autónoma de este complejo personaje. “Aquaman es un tipo muy poderoso y puede manejar la acción en una escala a nivel de un dios. Pero lo que más disfruto de él es que lo que lo impulsa viene de un lugar muy humano”, dice.  “Para mí, lo más importante es la historia que estoy narrando y que al público le importen los personajes y quieran seguirlos en su aventura”.

El productor Peter Safran, que ha trabajado ampliamente con Wan, declara, “James sabía la historia que quería narrar, su tono y apariencia, y jamás se desvió de ese camino”.

La estrella del título, Jason Momoa, subraya la identificación del personaje hábilmente enmascarando las vulnerabilidades de Arthur y elevando su lado rudo y sarcástico, llevando así su sentido del humor único a esta nueva clase de Súper Héroe de DC. “El guión contenía esta bella historia de origen que sigue a un niño desde que consigue sus poderes, hasta que se embarca en un viaje para convertirse en rey.  Pero definitivamente existía un lado más ligero en todo esto, incluso al ir y luchar por su vida en la increíblemente cool guerra acuática galáctica de James”, relata Momoa.

“Los superhéroes y villanos son la encarnación de lo mejor y peor de nosotros”, añade Amber Heard, quien interpreta a Mera.  “Esa dualidad es lo que resuena en todos, especialmente en los niños, quienes son receptivos de una manera posiblemente distinta de los adultos”.  Y mientras que, hasta ahora, los héroes de la pantalla grande han sido primordialmente masculinos, la actriz se sintió emocionada con la paridad que encontró en las páginas del guión de “Aquaman”.  “Desde el principio son compañeros, y aunque sus personalidades son combativas, entre ellos se desarrolla una dinámica divertida y un respeto muto, y no hay duda de que necesitarán que ambos trabajen juntos, para que Arthur alcance por completo su destino”.

Aunque Aquaman fue introducido a los lectores de cómics en 1941, la historia que se narra en la cinta, escrita por Wan y el productor ejecutivo Geoff Johns, fue por mucho inspirada en el cómic de Johns, Aquaman, de The New 52, una serie del 2011 en la que DC relanzó su línea de Súper Héroes. “Geoff tiene un increíble amplio conocimiento de la historia de Aquaman, y de todos los Súper Héroes de DC,” apunta Safran.  “Él estaba ansioso de colaborar con James para narrar la versión de la historia de Arthur que queríamos contar”.

Johns observa, “Arthur creció en tierra firme y jamás supo de su herencia hasta años después, cuando va a Atlantis y descubre esta increíble sociedad submarina, los misterios de los océanos y las criaturas de distintas razas, seres que viven aquí en la Tierra, pero que son tan extraños como las criaturas del espacio exterior.  James entendió eso y se dio cuenta que Aquaman—quien lleva consigo una gran historia sobre alguien que intenta descubrir su linaje y aceptar su herencia—también trae consigo el ambiente en el que habita, que es el caso de todos los personajes de DC. Cada uno de los iconos en el universo DC contiene este amplio lienzo en el que se pintan sus historias, y James tuvo una visión muy inspiradora sobre cómo traducir el fantástico mundo de Aquaman a la pantalla grande”.

Los guionistas David Leslie Johnson-McGoldrick y Will Beall escribieron la mítica historia.  “Antes que nada, James quería que esta fuera una película de una búsqueda al estilo trotamundos y divertida”, declara Johnson-McGoldrick.  “Dicho esto, la familia es uno de los aspectos más importante de la cinta. Aquaman hereda sus poderes de su madre y su humanidad de su padre, dos personas que vienen de mundos distintos y que, a pesar de todo, se enamoraron.  Él es el producto de ese amor… y de crecer después que ellos se separaran. ¿En dónde se supone que debe encajar?”

Ya que la relación de los padres de Arthur era prohibida, para él se siente como una afronta personal—una que lleva consigo el sentimiento de alienación que ha sentido durante toda su vida.  Lo que Arthur puede no entender del todo es que, aunque su madre, la reina Atlanna, lo abandonó después de que un violento ataque a su hogar la hizo darse cuenta del peligro que ella suponía para su primogénito, también le heredó numerosos dones.  Debido al lado Atlante de su ADN, siendo niño, Arthur descubre que posee varias habilidades sobrehumanas: puede respirar bajo el agua, nadar a velocidades vertiginosas, soportar las grandes profundidades del océano, lo cual lo hace casi invulnerable, y sí, “hablar con los peces”, comunicarse telepáticamente con la vida marina.  Además de sus habilidades submarinas, también tiene posee atributos sobrehumanos en tierra firme: tiene una fuerza extraordinaria, sentidos mejorados y una piel impenetrable. Con el intensificado conflicto que se avecina entre tierra firme y el océano, Arthur debe hacer uso de todos sus recursos para defender el suelo de la Tierra y sus océanos… o arriesgarse a la destrucción de ambos.

Ya que el mundo subacuático de “Aquaman” forma una parte muy extensa de la historia, Wan y su equipo sintieron que era crítico que mostraran un Atlantis y sus reinos colindantes distintos a cualquier ambiente oceánico que se hayan visto anteriormente.  “Este es nuestro espacio exterior—un mundo completamente distinto, limitado únicamente por la imaginación. No tenemos idea de cómo determinado material se vería realmente bajo el agua, cómo se moverían los cabellos. Para los atlantes, el agua es como el aire para nosotros.  Es el medio ambiente en el que se criaron. Así que tuvimos que abordar esto desde su propia perspectiva”.

Para traducir sus vívidas figuraciones al celuloide, Wan acudió al cinefotógrafo Don Burgess para capturar el imponente mundo que había concebido, junto al diseñador de producción Bill Brzeski, y la diseñadora de vestuario Kym Barrett para hacer cobrar vida a sus personajes.  Pero quizás el mayor desafío cayó en las manos del supervisor de efectos visuales de Wan, Kelvin McIlwain, y su equipo, quienes debían hacer realidad cada irreal elemento imaginable—desde una megalópolis submarina a bestias marinas enfrentadas, hasta el cabello ondulante y mucho más.

El productor Rob Cowan acota, “Desde que conozco a James, él ha querido hacer una gran película de acción, la cual hizo con ‘Furious 7’.  Pero con ‘Aquaman’, ¿tener la idea de poder crear un mundo entero? Eso fue lo que le pareció realmente atractivo. Y porque James es James, la acción también tomó elemento de los géneros de horror, romance, de la historia y mitología de Atlantis … Está basado en reglas, pero al mismo tiempo, pudo ser completamente original”.

Beall asemeja su versión de ese universo submarino “con Roma—si jamás hubiese caído—así que, tiene una tecnología moderna y costumbres ancestrales, e incluso también una arena de gladiadores.  Así se me figuró Atlantis: indómita y aislada, muy avanzada y, aun así, aquejada con derechos y costumbres ancestrales.

Para tener éxito en su misión y detener una creciente guerra que amenaza el futuro del mundo submarino y su amada superficie, Arthur debe luchar con su propio medio hermano, el sediento de poder Orm, interpretado por Patrick Wilson, así como con la vengativa Black Manta, interpretada por Yahya Abdul-Mateen II.  Pero con quién más lucha Arthur es con su pasado, inclusive su enojo con los atlantes por haber ejecutado a Atlanna, interpretada por Nicole Kidman, tras forzarla a abandonar a su padre, Tom Curry, el guardián humano de un faro, interpretado por Temuera Morrison. Su único lazo con el mundo de su madre es el arma que ella dejó y la ocasional visita de Vulko, interpretado por Willem Dafoe, consejero al trono de Atlantis quien salió a la superficie durante la juventud de Arthur para enseñarle sobre los poderes intrínsecos del lado de su madre.

“De muchas formas, la cinta es sobre cumplir un deseo, y para mí, ese fue el extra de hacer esta película—el cumplimiento de mi propio sueño—hacer una película donde construimos un mundo, donde creamos un mundo”, sonríe Wan.  “Trabajamos todos los distintos aspectos visuales, los personajes, la indumentaria, las criaturas…todo.  Ese es mi sueño hecho realidad. Por fortuna, obtuve el mejor equipo creativo detrás de cámaras y el reparto más talentoso para que realizaran esta travesía conmigo”