La semana pasada se estrenó Pirates of the Caribbean: Dead Men Tell no Tales, y el público está bastante dividido sobre si es una buena película o una entrega innecesaria más de Hollywood y su impresora de dinero.

Aún así, Javier Bardem como el nuevo villano de la película es increíble y le ha encantado a la mayoría del público. Además, el regreso de Will Turner a la franquicia era muy esperado; aunque no es el único.

Si ya la viste, la cinta termina bien para todos los protagonistas: Jack con su Perla Negra, mientras que Will libera a su padre y consigue reunirse de nuevo con su mujer y su hijo. Sin embargo, parece que la felicidad en casa de los Turner será muy breve, algo que se ve en la escena post-créditos.

La secuencia tiene lugar en el dormitorio donde Will y Elizabeth duermen plácidamente hasta que un extraño ruido despierta al protagonista. La puerta se abre y una figura oculta entre las sombras entra en el dormitorio; se le ve una barba de tentáculos y su mano en forma de garra de cangrejo: Davy Jones (Bill Nighy), el villano que apareció en la segunda y tercera entrega de la trilogía original.

Sobre El Autor

Redacción

En esta cuenta se asignan notas que están en archivo, de usuarios eliminados o no asignados, opiniones de lectores, comunicados de prensa, etc. Si alguna nota debería estar en otra sección, se debe retirar/eliminar o debe ser revisada, favor usar el formulario de contacto.

Artículos Relacionados