El gigante de los juguetes fundado en 1948, Toys “R” Us, podría no estar muerto después de todo. Según el Wall Street Journal, Toys “R” Us Inc. dio un paso atrás con su subasta de bancarrota y está buscando reactivar el negocio. Con una subasta de propiedad intelectual, la empresa habría tratado de pagar a sus acreedores mediante la venta de su marca y dominios.  En esta se incluían las marcas de Toys “R” Us y Babies “R” Us, listas de registro, dominios de sitios web, Geoffrey the Giraffe y otros.

Pero ahora la empresa intentará resucitar las tiendas como “un negocio recién establecido e independiente”. Esto contempla una nueva marca operativa que mantiene los acuerdos de licencia globales existentes. Por lo que puede invertir y crear nuevos negocios que operan “bajo la marca y según documentos judiciales”.

Esto es un giro de los eventos sorpresivo. Estaban preparados para cerrar la compañía y venderla por partes hace unos meses. Aparentemente, Toys “R” Us determinó que cualquier oferta calificada para su subasta de bancarrota probablemente no cedería una alternativa superior al plan. Por lo que recuperar las tiendas será más valioso que lo que podrían obtener de la venta de la marca.

Toys “R” Us se declaró en bancarrota el mes de setiembre del año pasado. Su decisión cerrar en ese año dejó un agujero de $11 mil millones en la industria. La última tienda se cerró el 29 de junio del 2018 y, aunque hubo rumores de un “reinicio” de la marca, ahora tenemos una señal más prometedora. Lo que significa que aún posible que podamos seguir coleccionando nuevos funkos exclusivos de esta compañía.

Toys “R” Us no ha dicho cómo será la nueva versión de la marca. Pero es probable que su nuevo proyecto llegue a tiempo para la temporada de compras navideñas. Lo que queda es esperar que le  depara a esta emblemática compañía.

Fuente: IGN