El olor a tocino despierta a Foggy, quien después del desastre ocurrido en el apartamento de la exnovia de Matt, Glori, ha decidido llevarla a su casa temporalmente. Sin embargo, esta relación de amistad, está tomando otro rumbo.

Una llamada les interrumpe, se requiere que Foggy esté en el juzgado porque Matt está en problemas. Durante días tratan de resolver el rompecabezas, pero no lo logran. Matt pierde su licencia de abogado y su cuenta está congelada y su casa está embargada, por lo que en 30 días debe de abandonar.

Matt necesita descansar, por lo que va a su hogar a tratar de descansar, pero de un momento a otro todo comienza a tambalearse, la casa se quema y es reducida a ceniza. Con su traje rojo destrozado y lágrimas en sus ojos Matt se da cuenta, es obra de Kingpin.

En un cuarto barato Matt intenta dormir, pero sólo puede pensar en una cosa… matar a Kingpin. Sin embargo, psicológicamente el estado de Matt está deteriorado. Sin hogar, sin dinero, sin empleo, está a punto de tocar fondo. Le echan del cuarto pues se acabó el tiempo por el que pagó.

Decidido va hasta la oficina de Wilson Fisk para confrontarlo de una vez por todas. La sorpresa es que es bienvenido e incluso es acompañado por la mismísima secretaria de Kingpin. Al llegar Fisk le estaba esperando.

Matt se le lanza y logra dar alguno golpes, pero ya está derrotado, Kingpin sólo necesita destrozarlo físicamente porque mentalmente ya es nada. El jefe del crimen no lo mata, es más listo que eso. Si se deshará de él, será de manera que no lo puedan ligar con lo sucedido. Por lo que arregla que su muerte sea un accidente ocurrido en East River luego de que Matt robara un taxi. El crimen perfecto.

El sabor de la victoria se esfuma cuando en las noticias aparece el accidente, pero sin cuerpo. Matt está en la basura, su sangre arde, su corazón bombea fuertemente, recuerda que era Daredevil y ahora no es nada.

Foggy y Glori hacen compras navideñas. Mientras tanto, Ben Urich hace algunas investigaciones y llega a Nicolas Manolis, el hombre que Daredevil había visitado, el precio de este honesto policía con más de 20 años de carrera fueron los costosos tratamientos para el corazón de su hijo. Urich entiende a la mala que no debe meterse en lo que no le importa.

En México, Karen Page es visitada por unos asesinos a sueldo enviados por Kingpin, quien no quiere cabos sueltos. A como puede, ella trata de llegar a la única persona que le puede ayudar, esa persona a la que traicionó.

Matt logró salir del taxi que sería su féretro, pero ya no es más que un muerto andante. Camina a través de la nieve con la poca energía que le queda, con un comportamiento errático es atropellado y apuñalado, pero continúa. A como puede llega al gimnasio donde su padre entrenaba en Hell’s Kitchen. Golpea el costal y sus costillas se entierran en su cuerpo. Una muerte indigna, para un hombre digno.

Para leer la tercera parte haz click aquí.