Bruce Wayne y su enfrentamiento con Batman

¿Es Bruce Wayne la mente dominante en un conflicto interno dentro de su cabeza?

¿O es Batman su verdadero yo?

Siempre hemos analizado las diferentes personalidades que tiene cada villano de Gotham City, donde podemos encontrar narcisistas, psicópatas, personalidades múltiples, asesinos seriales, intelectuales y locura absoluta. Pero muy pocas veces volvemos la mirada hacia el vigilante y el héroe.

Batman es Bruce Wayne, Bruce Wayne es Batman… ¿Cuál es la personalidad dominante?

 

Un joven Bruce vio morir a sus padres frente a él, siendo una experiencia traumante y dolorosa.

Algunas veces se nos dice que maduramos con los momentos que vivimos, y que dejan marcas para siempre.

Ahora imaginemos a un niño con una experiencia tan dramática como la de Bruce, y pensemos en lo que podría pasar por la mente de ese niño durante su crecimiento.

¿Perturbador no creen?

 

Pensamientos de odio, desprecio por la vida, venganza, tristeza, soledad, justicia.

Y justo ahí en el Callejón del Crimen donde murieron los Wayne, nació un vengador, un justiciero, un Caballero de la Noche.

 ¿Qué lo motiva a no renunciar?

El juego psicológico dentro de la cabeza de Bruce Wayne es eterno, un conflicto que se manifiesta en cada decisión que toma, donde por cumplir una promesa sacrifica todo lo que podría tener en la vida una persona con poder y dinero, incluyendo la felicidad.

 

Batman es el personaje que la mente de Bruce creó, ese encapuchado que cada noche pone en riesgo su propia vida para salvar al necesitado. Sin importar las heridas, la sangre derramada, los huesos rotos, los castigos y los golpes recibidos, cada noche se viste de héroe.

 

En los cómics hemos sido testigos de este conflicto, pero, ¿Es hora de que llegue a la pantalla grande?

Batman: The Mask of the Phantasm (1993) tiene esta tristeza muy detallada, donde vemos como el amor le da la espalda a Bruce justo cuando iba a renunciar a su promesa.

 

The Dark Knight (2008) también muestra como el amor tira al suelo esa lucha, ese ideal, hasta interrogarse si es necesario tanto sacrificio.

 

La nueva etapa de cómics con Batman Rebirth y Batman: Damned también nos ha mostrado como la felicidad es esquiva para Bruce, y una y otra vez su consigna es luchar contra crimen.

 

Así llegamos a la conclusión, de que Bruce Wayne no puede darse el lujo de enamorarse o de ser feliz, ya que dejaría de ser Batman. El odio, la venganza, y la ira lo convierten en ese Caballero de la Noche.

 

#DarkZamo