Muchos críticos la colocan entre las favoritas para las nominaciones.

  • El fenómeno que fue la película de Marvel sobre el héroe de Wakanda no se detiene, al empezar la temporada de premios muchos han clamado por alguna merecida nominación, e incluso algunos la colocan dentro de la terna de mejor película del año.

Con lo estrenado hasta la fecha, y aún sin haber visto lo que traerá esta temporada de premios, podríamos decir que Black Panther podría estar en la lista para el mayor galardón de la ceremonia.

Wakanda Forever

Pocos lograron prever el impacto que tendría la cinta dirigida por Ryan Coogler, no solo a nivel de taquilla, también  como fenómeno cultural. Según boxofficemojo la taquilla mundial fue de $1,346,849,813 colocándola en la segunda posición de recaudación del año, la primera es Avengers: Infinity War.

Pero más allá del dinero, que a nadie le molesta, el alcance de la historia sobre una nación africana con altísima capacidad tecnológica y con una gran conexión a sus raíces, la catapultó hasta convertirla en un referente de la lucha contra el racismo que ha venido azotando al mundo en la era Trump.

Las señas de “Wakanda Forever” se escucharon y se hicieron sentir en las redes y en los eventos del año, el uso orgulloso de las prendas y colores inspirados en tribus de África hicieron su aparición en pasarelas y premiers, y la campaña Black Panther Challenge, que recaudó dinero para llevar a chicos y chicas a verse representados como super héroes en la gran pantalla, demostró ser una de las historias más conmovedoras del año sobre el poder del cine.

Desde su aparición en “Captain America: Civil War” el personaje llamó la atención de quienes lo conocían de los comics y de los que no tenían ni idea del icono que acababa de entrar al universo Marvel. En una película repleta de super héroes, Black Panther y Spider-Man lograron robar el foco y generaron suficiente expectativa para sus producciones individuales.

Incluso luego del éxito de la película vendría una nueva oportunidad de revisitar los personajes que se llevaron nuestro dinero, y de darles un poco más de colones por si les hacía falta. Infinity War nos llevó de nuevo a Wakanda a expandir las historias de Shuri, M’Baku, Okoye y del mismo rey T’Challa, para sumergirnos en lágrimas luego del final que todos conocemos.

En las páginas

Desde su aparición en 1966, el personaje de la Pantera Negra traía implícita una carga política que la Casa de las Ideas supo aprovechar y que sus creadores, Stan Lee y Jack Kirby, necesitaban mostrar. Fue en medio del convulso clima social de los sesenta que nació la posibilidad de crear un personaje que rompiera todos los estigmas racistas que se extendían por la cultura pop, y un héroe que además es el regente de un país que demuestra que otro mundo es posible.

Luego de muchos equipos creativos a cargo del comic, en el 2016, y en medio de otro momento de efervescencia social, el titulo recae sobre la pluma del galardonado Ta-Nehisi Coates que se acerca ya a los 30 números publicados y a tres arcos argumentales (A Nation Under Our Feet, Avengers of the New World, The Intergalactic Empire of Wakanda) que han moldeado la historia de la Pantera, su país y del resto de los personajes involucrados. El mismo autor ha escrito otras series de corta duración sobre distintos ángulos de la historia de Wakanda.

El triunfo de Coates ha sido precisamente lograr expandir el mundo de T’Challa y de todos los personajes que se han cruzado en su camino, creando seres más complejos, y a un monarca que no posee todas las respuestas pero que busca hacer lo mejor para su pueblo.

Portada por Brian Stelfreeze

Una categoría popular

Con el anuncio por parte de la Academia de la nueva categoría a Mejor Película Popular se abren muchas posibilidades. Por una parte es importante recordar, aunque no nos guste, este es un clamor que los espectadores, los habituales consumidores de cine, han tenido por años: “¿por qué no nominan películas que hayamos visto? Solo aparecen cintas que nadie conoce”. Y así, el desplome de raitings de la ceremonia continua cada año, por lo que no es de asombrar el intento populista de darle “voz” a ese sector que aplaudirá cuando vean nominadas sus favoritas producciones palomiteras.

Sin embargo, hay quienes creen que esto baja la calidad de una premiación ya viciada por criterios poco artísticos. Si además agregamos que esta medida podría robarle la posibilidad de recibir estatuillas a películas que están en la delgada línea entre lo popular y lo artístico, estamos ante una decisión que podría a la larga ser un dolor de cabeza.

Por suerte, al menos momentánea, la Academia a decidido posponer está criticada categoría y no será en la siguiente premiación donde veremos los alcances de ella. Esto desde luego tiene que ver con los comentarios negativos que recibió la noticia y con el pobre manejo del proceso que hicieron desde la organización de los Oscar.

Con todo lo anterior no es de sorprenderse que “Black Panther” logre colarse entre las nominadas del año, y no por sus efectos especiales o su banda sonora, sino en las categorías más prestigiosas. Merito que estaría bien merecido por su impacto cultural y por el alto nivel cinematográfico que lograron todos los departamentos de esta popular producción.