El camino de las adaptaciones de videojuegos ha sido, poniéndolo en términos amables, complicado; hemos tenidos películas competentes como Mortal Kombat, Resident Evil 1, Silent Hill y Lara Croft, a como hemos tenido películas que nos han decepcionado como ha sido Mario Bros, Street Fighter, Hitman y el resto de la saga de Resident Evil.

En materia animada es una historia más positiva, donde Pokémon es una de las mayores historias de éxito, junto con varias películas y animes hechas en base a propiedades que nosotros los gamers queremos y valoramos, aunque un problema que han tenido ha sido que siempre se sienten como complementos o un recuento de la historia que hemos jugado, sin tener la capacidad de ser independientes a estos.

Castlevania vino a ser una apuesta interesante por parte de Netflix, una que muchos vimos con escepticismo por la manera en la que Konami ha usado sus propiedades intelectuales últimamente, pero a la hora de ver la primera temporada se calmaron nuestras preocupaciones, ya que la serie cumplía en todos los aspectos, la animación es impecable, la actuación de voces daba en el clavo y contaba una historia tanto familiar para los que hemos jugado pero también aprovechando la universalidad de Drácula para agarrar lo familiar y hacerlo único, aunque fuera muy corta con solo 4 episodios. Al terminar esta primera temporada uno se siente incompleto, como si uno hubiera visto solo el primer acto de una narrativa más grande.

Esta segunda temporada nos da el segundo y tercer acto de esta historia, dejándonos satisfechos tanto a los que somos fanáticos de la saga como a las personas que nunca han tocado el juego. En las manos de cualquier otra persona habría sido una serie basada exclusivamente en la acción, pero esta acción está justificada por personajes ricos en personalidad y complejidad, Adi Shankar y Warren Ellis demostraron que le tienen amor a sus personajes al darle el espacio necesario para que estos se desarrollaran de una forma natural.

Los primeros episodios se tratan de ver las motivaciones de los vampiros que se unieron al llamado de guerra contra los humanos hecho por Drácula, y como ellos comparten las mismas dudas que nosotros como público tenemos del plan de Drácula, mezclado con intriga y traición digna de Game of Thrones, muchas veces esto se puede ver como relleno, pero aquí no se siente que la historia se frene por tener estos momentos.

Del lado de los buenos vemos como la alianza entre Trevor Belmont, Alucard y Sypha utiliza lo mejor de cada uno para tratar de ganar una guerra, en la que van a tener toda la oscuridad del mundo en contra, además de lo natural que se siente la desconfianza entre Trevor y Alucard, por la guerra de siglos que ha existido entre humanos y vampiros.

Esta segunda temporada nos ha demostrado que si se puede hacer una adaptación que sea exitosa a nivel crítico y de público, que si usted le dedica tiempo y pasión a sus personajes se puede ver una historia rica y compleja, donde la misma fluya naturalmente a las maravillosas escenas de acción, no que sea una excusa para poder ver acción.

Si no han tenido la oportunidad de verla aprovechen que tenemos las 2 temporadas disponibles en Netflix para poder disfrutar la mejor adaptación de un videojuego hasta el momento.