Con la llegada de Megalodón (The Meg) a las salas de cine, parece oportuno repasar algunas buenas películas de terror y suspenso que poseen como elemento en común el océano. Y es que el mar (al igual que el espacio exterior) es un elemento considerablemente generoso para crear historias de tensión. Monstruos marinos, tiburones asesinos, alienigenas en el fondo del mar, o simplemente el hecho de quedar aislado en el agua lejos de tierra, son argumentos ideales, para hacer una película de terror.

 

Tiburón

Hay que iniciar con el clásico de Steven Spielberg. En 1975 esta película causó gran revuelo, al punto que, en Estados Unidos el turismo en las playas disminuyó. Un filme que hasta hoy se mantiene como uno de los mejores en cuanto a ataques de tiburón se refiere. Su melodía, aterradora, inolvidable, vive hasta nuestros días en la memoria colectiva. En aquel entonces el CGI no había llegado, por lo que, ver en pantalla a ese gran tiburón blanco en el agua, es realmente impresionante.

 

Below

Película del 2002 que bien puede clasificarse como serie b. A tomar en cuenta es que, el guión fue co-escrito por Darren Aronofsky, junto con el director David Twohy (Las Crónicas de Riddick). La historia trata sobre los tripulantes de un submarino del ejército estadounidense en la época de la Segunda Guerra Mundial, a los que se les empieza a complicar la existencia en el interior de la nave. Película claustrofobia, con muy buen uso del sonido, que va a tono con el misterio que deben descubrir los personajes.

 

The Abyss

James Cameron escribió y dirigió esta película en 1989, trata sobre un grupo de científicos que bajan a las profundidades del mar para rescatar un submarino nuclear, pero se encuentran con algo que no es de este mundo. Película de ciencia ficción de gran presupuesto y que trae como consecuencia unos muy buenos efectos especiales (la película es de hace 30 años y aún no se ven del todo mal) que toca el tema de extraterrestres bajo el mar desde una perspectiva no perversa, sino de hecho, moralista. Lo que no le quita desde luego, crear momentos de gran tensión y asfixia.

 

All is lost

Robert Redford solo en el mar. Luego de que su velero queda a la deriva, el protagonista debe ingeniárselas para sobrevivir a las implacables condiciones. Una película de supervivencia con una gran interpretación de Redford a una avanzada edad. El filme es del año 2013, pasó por el Festival de Cannes y obtuvo algunas nominaciones en sonido. No es precisamente una película de terror, pero si el espectador logra ponerse en los zapatos del marinero, no hay como evitar sentir el miedo a morir solo, de hambre, sed o comido por tiburones.

 

Triangle

Producción australiana relativamente desconocida. Es de esas películas en donde es mejor saber poco antes de verla. Un thriller de misterio y terror psicológico en donde es casi imposible darse cuenta que es lo que realmente está sucediendo. Es una película del año 2009 que adopta varios géneros en su desarrollo, pero es original y bien ejecutada en su propuesta. Les dejo el trailer, aunque les aconsejo mejor no verlo y pasar de una vez a la película.

 

Cinco películas, todas recomendables, muy distintas entre sí, por lo que, hay para todos los gustos.