El actor que encarnó al joven mago, en las adaptaciones cinematográficas de la saga literaria Harry Potter™ dió a conocer recientemente un curioso secreto de las filmaciones durante de la primera película.

Se trata de nada más y nada menos que de sus dientes, así como lo leen, Radcliffe reveló en una entrevista reciente a The Hollywood Reporter que para esa época la producción tenía un pequeño problema entre manos, la mayoría del elenco rondaba los 9 y los 11 años, por lo que el cambio de dientes de leche en algunos actores era inevitable.

Como medida preventiva, productores y maquillistas decidieron idear un plan en caso de «emergencia dental» reunieron a los actores que aún contaban con sus dientes de leche y les hicieron moldes para futuras piezas de reemplazo, es decir, si alguno de los actores perdía un diente, ya se contaba con la pieza dental necesaria.

«Tenías una película llena de niños de aproximadamente 10 años. Así que ellos pensaron en que de todas maneras mudaríamos dientes» citó Radcliffe en la entrevista, a la cual lo acompañó Karan Soni quien es co-estrella junto al actor en Miracle Workers.

Sin duda alguna la magia de J.K Rowling sigue dando de que hablar y no es para menos con anécdotas como esta que nos hace viajar en el tiempo y recordar no solo nuestra infancia sino de los momento divertidos que se vivieron en ella.