Friends: A 24 años del estreno, sigue siendo una de las series más disfrutadas por el público

La serie «Friends», creada por David Crane y Marta Kauffman en 1994 y emitida hasta 2004, le dió al público milones de risas, relatando las historias de seis amigos, Ross y Monica Geller (David Schwimmer y Courteney Cox), Rachel Green (Jennifer Aniston), Chandler Bing (Matthew Perry), Phoebe Bufffay (Lisa Kudrow) y Joey Tribbiani (Matt LeBlanc), en Nueva York.

La comedia de NBC sigue generando tanta expectación, que supera al 90% de ficciones actuales y de hecho, desde que Netflix compró sus derechos y la añadió a su catálogo, «Friends» es una de las series más vistas de la aplicación.

Todos los fans estamos muy conscientes de que uno de los temas principales de la serie fue la relación de Ross y Rachel, pero en una entrevista Kevin S. Bright, director y productor de 54 capítulos, confesó que esta trama no sucedió tal y como estaba planeada desde el principio.

«Todos sabíamos que la audiencia quería mantenerles juntos a pesar de todo lo que les separaba… Pero nos dimos cuenta de que, cuando se juntaron, cuando se besaron la primera vez, fué como si todo el aire del balón saliese de golpe. Ya no había tensión sexual entre los personajes”.

Por lo que optaron que ellos rompieran su relación como se ve en uno de los capítulos mas tristes de la serie “The One the Morning After” (3×16), donde Rachel se entera que Ross durmió con otra mujer.

De hecho después de todo este lío, Ross defiende su pequeño tropiezo con la famosa frase “¡Nos habíamos tomado un tiempo! (We were on a break!)”. Que durante el resto de la serie, estará presente, cada vez que se mencione ese altercado.

Además, Bright afirmó que los guionistas Kauffman y Crane fueron quienes propusieron esa ruptura para ponerle un poco más de emoción a la trama, y para que sus fans tuviesen una razón más para mirar el show, esperando de ahí en adelante que por fin llegara la reconciliación.

Tras esta decisión, y las siguientes idas y venidas de estos dos personajes, los responsables de la serie decidieron que necesitaban de otra pareja con fuerza por lo que unieron a Monica y Chandler, consiguiendo que todo el mundo se pusiera en su favor convirtiéndose en la pareja favorita de todos.

¡Y sí les funcionaron todos esos cambios en la trama! Ya que durante las seis siguientes temporadas, los televidentes sólo estuvieron pendientes de si Ross y Rachel volvían a juntarse o no.