Llegamos al penúltimo capítulo de Game of Thrones y las reacciones al episodio de este domingo pasado han sido interesantes.

Muchos fans se sienten decepcionados, otros no están sorprendidos de los eventos que transcurrieron en King’s Landing mientras que otros están emocionados por llegar a la conclusión de esta historia. Sea como sea, tenemos bastante para discutir así que vamos de una, recuerden que como siempre aquí hay spoilers, así que ¡Cuidado!

El episodio comienza con una de las muertes más sentidas de la temporada, al menos para aquellos que consideramos a Varys uno de los jugadores más importantes de la historia. Si bien su papel fue relegado al detrás de escenas, no hay duda que durante el transcurso de la historia Varys ha estado presente en las sombras o al lado de las figuras más importantes del conflicto. Verlo partir por culpa de quien posiblemente era el único amigo que tuvo en sus últimos días es realmente agridulce.

Dany y Tyrion discutieron quién realmente es el que le ha traicionado revelando la verdad del parentesco de Jon. Por un momento oímos a Dany culpar al mismo Jon por haber compartido el secreto con sus hermanas, lo que ultimadamente concluirá con Varys alertando (posiblemente, pues esto no es revelado) a las demás casas del reino sobre el origen de Jon. Es posible que esto sea retomado en el capítulo final, ya veremos qué tanta suerte tendrá Jon esta vez.

Varys es condenado a muerte por Daenerys, a quien los eventos recientes han dejado en un estado mental un tanto alterado. La muerte de Rhaegal y Missandei le ha afectado en gran manera, por lo que al saber de la traición de Varys pues claro que le resulta fácil ordenar su ejecución.

Daenerys le informa a Tyrion que su hermano ha sido capturado. Sin pensarlo mucho Tyrion le devuelve el favor que hace mucho Jaime le brindó al liberarlo y dejarlo escapar de King’s Landing, muy en contra de Dany quien ya le advirtió que no tendrá oportunidad de volver a equivocarse.

Tyrion mantiene la esperanza de que Daenerys no será otro Aerys Targaryen, pero no tardaremos mucho en darnos cuenta que esa línea ya se cruzó hace tiempo.

Tyrion le dice a Jaime que vaya con Cersei y escape de King’s Landing una vez que hayan escuchado las campanas tocar, lo que será señal de que la batalla ha terminado a favor de Daenerys.

Jon y Dany se encuentran una última vez antes de la batalla, y aquí podríamos inferir el fin de su (corta) relación. Dany sigue preocupada porque Jon tome su lugar. Para ella es evidente que la gente de Westeros quiere más a Jon de lo que jamás la querrán a ella, lo único que tiene ella a su favor es el miedo.

Esta evolución del personaje de Dany se ha venido gestando desde hace tiempo. Su camino hasta aquí ha sido forjado por fuego y sangre. La muerte de su hermano, Pyat Pree en Qarth, la liberación de los esclavos y su conquista de Meereen. Recordemos cual fue su reacción ante la negativa de los khals de brinderle ayuda. Daenerys ha mantenido su marcha hacia el trono de Westeros superando muchas dificultades ya sea con misericordia o por la fuerza.

Y el tiempo para la misericordia quedó atrás.

La batalla de King’s Landing comienza con la balanza a favor de Cersei quien ha cubierto todo lo que ha podido de la capital con los escorpiones que usó Euron para herir a Rhaegal. Muy poco le dura la ventaja cuando aparece Dany montando a Drogon y con su furia destruye toda la flota de Euron, quien hoy no tuvo ni una pizca de puntería.

Dany logra hacerse paso hacia el interior de la capital y destruir poco a poco los escorpiones que ponen en peligro a su último dragón.

Eventualmente le abre las puertas a la fuerza a su ejército y Jon, Grey Worm y Davos ingresan a King’s Landing, que sufre el asedio de Drogon. Entre llamas el ejercito de Dothraki y Unsullied avanzan con facilidad para enfrentarse al ejército de Dany, que no pone mucha resistencia.

A estas alturas Jaime ya ha llegado a King’s Landing, aunque sin lograr entrar al interior de la ciudad para llegar donde Cersei. No le queda más que tomar una ruta más larga donde eventualmente se encuentra con Euron, quien extraordinariamente nadó hasta la orilla y llegó precisamente cuando Jaime pasaba por ahí. Ninguno hace referencia a tal coincidencia y rápidamente se enfrascan en una pelea de la que Jaime sale victorioso, aunque con heridas importantes.

Euron muere finalmente, sin pena ni gloria.

Cersei por otro lado se mantiene al borde de todo, refugiada en lo alto de la Red Keep, espera con The Mountain Qyburn a que su ejército la defienda. Según ella sus soldados lucharán hasta el fin con tal de defender la ciudad de una Targaryen, lo que no puede estar más alejado de la realidad.

Una vez que los ejércitos de Dany y Cersei se encuentran, es evidente que la ventaja que le ha ganado Drogon al ejército del Norte. Las fuerzas de Cersei tiran la toalla y mandan que se toquen las campanas. Parece que el conflicto ha llegado a su final.

Pero esto es Game of Thrones, las cosas nunca terminan así tan fácil.

Con el sonido de las campanas resonando por King’s Landing, Daenerys fija su mirada en la Red Keep. Después de tanto tiempo el trono está a su alcance, pero todo el sufrimiento y la ira reprimida le ganan la partida y  Daenerys ataca la ciudad sin reparo, quemando y destruyendo todo lo que tiene a su paso.

De vuelta con Jon, Grey Worm ataca al ejercito que se había rendido y la batalla se reanuda más sangrienta que antes. Jon intenta que su ejército se detenga y comiencen la retirada pero sus esfuerzos no sirven de nada.

El conflicto interno es claro en Jon, que tendrá una decisión muy importante que tomar en el próximo episodio debido a las acciones de Dany.

Arya y Sandor lograron llegar a la fortaleza, pero con la destrucción causada por Daenerys, Arya no logra llegar a Cersei para completar su misión de matarla. Clagane le convence de que vuelvan en tal vez el momento más emotivo del episodio.

Sandor continúa avanzando y se encuentra con Cersei y sus acompañantes. Su objetivo es The Mountain, quien se hace cargo de matar a Qyburn porque como Euron ya no tienen nada más que hacer con su personaje…

Claganebowl se desarrolla en toda su gloria con la fortaleza cayendo a su alrededor y Drogon a la distancia. Un momento que todos los fans estaban esperando desde hace años culmina con los hermanos Clagane cayendo de la torre hacia el infierno creado por Dany.

Cersei se encuentra con Jaime y juntos intentan escapar del desastre a su alrededor. Logran llegar a las catacumbas por donde Tyrion le pidió a Jaime que escaparan, pero para su sorpresa el paso está cerrado.

Con todo sobre ellos derrumbándose rápidamente, los gemelos Lannister se abrazan una última vez.

Terminamos el episodio con Arya, quien sirve de punto de vista de la destrucción que causa Daenerys, huyendo como puede por las calles de King’s Landing y tratando de ayudar a la gente que se encuentra (sin mucho éxito debo agregar).

La escena final muestra a Arya una vez que perece que el ataque de Dany ha teminado, escapando gracias a un caballo que aparece entre las cenizas.

Y así llegamos al final de muchos arcos importantes en la historia. Es fácil apuntar a las inconsistencias que persiguen al show desde hace tiempo, pero nos guste o no, la limitante del tiempo no da para expandir las historias que hemos seguido por tantos años.

Ya estamos a solo unos días de conocer el destino de Westeros. Será finalmente el momento en que veamos a Daenerys sentada en el trono de sus ancestros, o quizás veamos a Jon tomar una de las decisiones más difíciles.

Esperamos tener respuestas a muchas interrogantes en el episodio final, por ahora no nos queda más que esperar.