¿Querían hentai? Aquí está su hentai, quizá no de la forma que muchos se imaginaron al leer, pero nunca está de más conocer sus inicios.

Normalmente la palabra “hentai” es un término que al traducir significa “pervertido”, entre otakus normalmente lo utilizamos para referirnos al género de manga y anime que trata única y exclusivamente de sexo. Pero respecto a la sociología, el hentai dentro del contexto cultural japonés es más que un género, es parte de su cultura desde hace más tiempo del que creíamos. Para efectos de esta nota cultural no colocaré imágenes explícitas y me referiré únicamente a su historia y contexto.

Históricamente, Japón no es la única cultura que rendía culto a la sexualidad por medio de su arte ya que esto fue aplicado por otras culturas como la Egipcia, Mesopotámica o incluso las culturas Pre-colombinas de América, por lo menos en este punto nos referimos a arte, ya que ha sido sacado de su contexto utilitario y estético para convertirse en otro signo que actualmente interpretamos bajo nuestro contexto actual. Nuestro arte erótico, a veces mal entendido como pornografía o libertinaje para muchos, no es más que un cambio en la estética de los artistas.

El nacimiento de los temas eróticos en el arte japonés podemos remontarlo al periodo Edo (1600-1867) con una serie de ilustraciones de tono un poco pasado denominadas “Shunga”. Estas se enmarcaban en el estilo del “Ukiyo-e”, a diferencia de este mostraban escenas de amoríos entre cortesanas, samuráis y nobles.

meiji_period_shunga

Igualmente como sucedió con el manga, este género evolucionó poco a poco hasta convertirse en lo que actualmente conocemos como hentai. Lastimosamente en 1907 surge un código penal en la ley japonesa que censuraba este arte:

Art. 175: …“una persona que distribuya o venda una escritura, pintura u otro objeto obsceno, o que lo muestre públicamente, será castigado con prisión o fianza. Lo mismo aplica a la persona que lo posea con intenciones de venta”.

Esto se traduce en que cualquier forma de “obscenidad” no podía ser vendida, prestada o presentada en público de ninguna manera. Las representaciones eróticas, tan libremente distribuidas hasta el momento debieron mudarse al mundo clandestino para continuar existiendo y evolucionando. Curiosamente el Shunga nunca fue prohibido, pero este comenzó a desaparecer gracias a las reformas Meiji y a la apertura de Japón, ya que este arte tan antiguo no pudo competir contra la fotografía erótica de esos días.

Aunque el gobierno creó modificaciones a la ley y aplicó la frase: “No existirá censura”, ellos mismos se encargaron de usar las leyes de higiene pública para restringir la venta y distribución de material “obsceno”. La dificultad de defenderse legalmente sentaba sus bases en que ni el gobierno ni la corte, estaban obligados a especificar qué era obsceno y cómo ofendía al decoro público. Sin más que agregar al párrafo, la censura seguía vigente.

A pesar del nacimiento del Movimiento MAVO, con Tomoyoshi Murayama a la cabeza e influenciado por la visión de Wassily Kandinsky (abstraccionismo ruso), se lanzarán a defender la libertad del arte erótico. Pero para la justicia de ese entonces, lo obsceno era “todo aquello que excitara o estimulara el deseo sexual, ofendiera el sentido común de modestia o vergüenza y violara los conceptos propios de la moralidad sexual”.

Ante esta posición de la ley, se marcó una gran tendencia en el hentai que conocemos en la actualidad, pues las formas artísticas se modificaron de manera que pudieran respetar la ley y a la vez ofrecer el erotismo que se buscaba.

Como no podían mostrarse genitales explícitamente, los artistas reemplazaron los penes por tentáculos, y ya que las vaginas no podían ser reemplazadas sin perder el erotismo que representan, se limitaron a dibujar genitales femeninos poco desarrollados y sin vello púvico. Por otro lado no había mayor censura en el área de los pechos femeninos, por lo que se dedicaron a desarrollarlos a tal punto de lograr impacto.

Curiosamente, quizá notorio en muchos trabajos eróticos  hasta la fecha, no son partidarios de incluir animales en su arte. Tanto los monstruos como las mujeres con características animales están permitidos por ser ficticios.

Y quizá como muchos de ustedes se preguntaron alguna vez el por qué el hentai se plagó de adolescentes “hiper pechugonas” que son constantemente atacadas sexualmente por los monstruos más variados; esto se debió gracias a la censura impuesta. Es bastante interesante entender como un contexto de opresión puede desencadenar un cambio en la sensibilidad de los artistas, claramente bien marcado en la sociedad japonesa.

Finalmente luego de procesos de apertura con occidente y aceptación por parte del público, en 1984 aparecerán las OVA hentai de Cream Lemon, el primer hentai que se vende como tal pensado para el público adulto. En pocos años aparecen los primeros mangas hentai y los primeros videojuegos de este género.

De lo “obseno” a lo que actualmente es considerado “arte erótico” como se puede ver fue un proceso bastante complicado para los artistas, actualmente nuestra sociedad acepta de mejor forma el erotismo. La censura continúa, se puede notar en muchos mangas o animes cuando se colocan tiras negras un tanto molestas en las zonas genitales o los típicos cuadritos en ciertos animes hentai.

El hentai es la consecuencia de varios factores tales como “los cambios en la constitución de la sociedad, el paso de la familia tradicional al individualismo, la necesidad del hombre de recuperar control sobre la mujer, el excesivo trabajo más el acceso a la tecnología e Internet que engendraron una desviación en la sexualidad y sociedad.” (2012, “Más allá del anime)

Sin embargo, no debemos ver este género con malos ojos, ya que se trata de arte y como tal tiene un fundamento e historia. Fue una intensa lucha de artistas que simplemente querían hacer valer su derecho de libertad y gracias a esto cambiaron su sensibilidad. Quizá el cambio en los temas sea otro punto de importancia, ya que en el hentai también se pueden representar los mismos fetiches que se pueden ver en la pornografía. Además de eso, el Gobierno Japonés ha dado una intensa lucha en contra del “Lolicon”, género que ha pasado a ser considerado pedofilia por involucrar menores de edad.

Les hago una invitación a conocer más de este género, lo que significa “placer” y “disfrute” para la mayoría de amantes del género, como pudimos notar, para otros fue una lucha que sigue en pie hasta nuestros días.

Por Daniel Zúñiga

Sobre El Autor

Redacción

En esta cuenta se asignan notas que están en archivo, de usuarios eliminados o no asignados, opiniones de lectores, comunicados de prensa, etc. Si alguna nota debería estar en otra sección, se debe retirar/eliminar o debe ser revisada, favor usar el formulario de contacto.

Artículos Relacionados