Desde que en Septiembre de 2010 el guitarrista Brian May diera a conocer en una entrevista los planes de realizar  una película basada en su famosa banda Queen, la cual giraría en torno de la figura de su vocalista y compañero Freddy Mercury, tuvieron que pasar 8 años para ver esta majestuosa obra hecha realidad.

El film comienza con el inicio de la banda, cuando aún ni siquiera tenía tan significativo nombre y ciertamente en una época lejana de la fama y el éxito, narra parcialmente los hechos y vicisitudes que vivió la banda en ese tiempo, hasta llegar a conseguir grabar su primer disco, que fue lo que los llevó a su camino al estrellato.

Estando ahí nos relata la fuerza creativa e inusual de la banda, tomando por ejemplo la composición de grandes hits de la banda, y su definitivamente peculiar producción, que sin duda alguna llamarán la atención del público en general. Y nos muestra de igual forma, la fe de los integrantes de la banda, fe en sí mismos, fe que definitivamente Mercury, con sus actitudes y su forma de ser, transmitió a sus compañeros.

Bohemian Rhapsody, como su subtítulo lo dice, es «la historia de Freddy Mercury». Ahonda en los caminos que tomó el vocalista de la banda, y en su desarrollo como máxima figura de la música.

La vida de Freddy se ve bien reflejada, se denota su lucha por descubrirse a sí mismo en épocas difíciles y hasta nos hace llegar a entender sus propias decisiones. Cuenta los más importantes sucesos de la vida del cantante y aunque temas como su sexualidad, su imagen pública y sus excesos no tienen una marcada profundidad, no se minimizan en la historia, que relata muy bien los hechos de una manera muy culta e inteligente. Además en palabras del propio Malek:

«Si ves en la mesa un poco de polvo blanco, ya puedes imaginar lo que ha pasado. Es mejor utilizar el metraje contando otras cosas más interesantes de su vida, ¿no?».

Aunque algunos documentales cuentan bien la historia de la lamentablemente fallecida estrella, está película hace que se pueda comprender al vocalista, gracias a las escenas (que hasta erizan la piel) donde el público puede adentrarse en los sentimientos del mismo Mercury y esto gracias también a la maravillosa interpretación de Rami Malek, que sin duda alguna, superó las altas expectativas de la desafiante tarea de replicar al cantante.

Esto claro, sin dejar de lado las increíbles interpretaciones de todos los miembros del elenco, en especial los de la banda, como Ben Hardy (Roger Taylor), Joseph Mazzello (John Deacon) y Gwilym Lee (Bryan May), que nos muestran como interactuaban día a día, nos permite crearnos una idea y una representación de la conducta y la forma de ser de cada integrante y así mismo nos dejan ver ese sentimiento de que Queen era algo más que una banda de rock, ese sentimiento de que eran una familia, y de que se necesitaban los unos de los otros para tener ese incomparable éxito.

El mayor pro del film sin duda alguna es su potente banda sonora, con canciones remasterizadas del grupo y la propia voz de Mercury, que definitivamente nos hace querer bailar en nuestros asientos, así como la emblemática escena que aparece en los tráilers, el concierto del Live Aid, y su detallada recreación, vale la pena resaltarla de igual forma. La actuación de Rami Malek, es majestuosa y lleva al icono Freddie Mercury al nivel que este merece en la pelicula.

Revista Yume le agradece a 20th Century Fox Costa Rica, por la invitación a la premiere de tan especial y esperada película; ademas, los invita a disfrutarla en el cine a partir del 1 de noviembre.