Microsoft dice que sí. Además de ofrecer diversión ilimitada, las empresas del mundo del gaming hoy se esmeran cada vez más en agregados para los distintos títulos de sus bibliotecas digitales, addons pagos y los DLCs actuales. Xbox One es un ejemplo de este gigante, con el anticipado lanzamiento de Lara Croft Rise of the Tomb Raider.

La creación de Crystal Dinamics no solo genera expectativas en cuanto a las ventas que puede producir y cómo sus fanáticos acaparen su nuevo desarrollo, sino también en el ámbito de crecimiento del impulso comercial de la consola. Por muy interesante que pueda ser la obra de Crystal Dynamics, no deja de ser un título Third Party que más tarde llegará a otras plataformas. Por ello Microsoft no solo cree en esto, sino que también están invirtiendo mucho dinero en otros productos y otras funciones que harán de Xbox One una consola más atractiva.

¿Es un objetivo prematuro y desgastado confiar en exclusivas tan renombradas para impulsar la venta de una plataforma? Habrá que esperar para saberlo.