El estreno de Star Wars: The Last Jedi ha sido bueno a nivel de taquilla, pero a nivel de crítica es una división total. Incluso, el propio Mark Hamill renegó sobre su Luke Skywalker; aunque tuvo que retractarse de sus palabras.

Atemorizado, Luke cometió un error al desconfiar de Ben Solo, lo que originó que el hijo de Leia y Han se pasara al Lado Oscuro como Kylo Ren. Abatido por su error, Luke se aisló del mundo durante años y eso fue lo que lo enfadó en algún momento:

“Quizá se hubiese tomado un año para recapacitar. Pero si hubiese cometido un error, él hubiese intentado corregir, por lo que aquí se encuentra la principal diferencia”.

Hamill llegó a decir que no reconocía a este Luke como propio, y señaló directamente diferencias con Rian Johnson, director de la película. Sin embargo, tuvo que salir a retractarse, no sabemos si Disney se lo pidió o cambió de parecer, pero esto es lo que tiene que decir:

“Lamento haber manifestados mis dudas e inseguridades en público. Las diferencias creativas son un elemento habitual en cualquier proyecto, pero normalmente se mantienen en privado. Todo lo que quería era hacer una buena película y obtuve más que eso: Rian Johnson ha hecho una de las mejores de todos los tiempos. Esta no es mi historia nunca más”.