Está bien decir que la época dorada de los videojuegos ya pasó. Al menos desde mi punto de vista fue cuando los programadores, desarrolladores y en general los equipos creadores de videojuegos se rompían el lomo buscando cómo innovar en el mercado, fueron tiempos gloriosos en que las ideas frescas se convirtieron en leyenda.

Ok, no me quiero salir del tema, pese a que esos fueron los años maravillosos, actualmente hay ventajas que cualquier jugador de los 80’s y 90’s desearía tener. Por ejemplo: los cables, ¡en especial los del control!

wired_video_game_joystick_controller_console_for_PS3_634662412240731026_4

¡Por dios! ¿Cuántas veces sufrimos ese horrendo bajonazo de azúcar al ver que en un impulso involuntario jalábamos el control y por consecuente el cable que iba a la consola? Eso convertía aquel tirón en una tragedia pesadillezca. Cada vez que veo una consola con una esquina rota me quito el sombrero y guardo silencio por un momento… Créanme que sé lo que se siente.

Uno diría que nada podría causar más ira que tirar la consola por jugar descuidadamente… Pero, de esta tragedia había una variante peor. Me refiero a cuando un tercero se llevaba “el cable entre las patas” en ese momento descubríamos el verdadero odio a las personas.

Por suerte los controles inalámbricos llegaron para evitar más hogares destruidos, y el cambio que me resta por agradecer, es la compatibilidad con el mágico cable HDMI. ¡Rayos! Se me sale una lágrima de felicidad al ver que por fin se pusieran de acuerdo en usar todos el mismo cable.

Las baterías. A estas alturas de la vida simplemente no me explico por qué siguen fabricando cosas que requieren baterías no recargables. En fin, ya en el mundo de los videojuegos creo que esa queja no tiene espacio.

game-boy-zero-ed2

Tal vez los lectores más jóvenes no conozcan la angustia causada por un control Wavebird de Gamecube, al que se le acaba la pila en media pelea contra un jefe. O tal vez nunca hayan sentido esa gota de sudor frío que baja por la frente al ver que la luz roja del Gameboy está a punto de morir y todavía no podías salvar los avances… Ya entiendo porque soy bueno con el manejo del estrés.

Valor agregado si en aquellos días de infante debíamos racionar nuestro poco ingreso monetario y en vez de comprar golosinas, intentábamos comprar baterías. Cuando caías en tentación, no había nada que hacer, ya que sin baterías no se jugaba… Creo que iré a darle un beso al cargador de mi Nintendo 3DS.

Las baterías PERO de los cartuchos. ¡Diablos! En la primera mitad de los 90’s los cartuchos que salvaban partida eran un rotundo éxito sobre los primitivos passwords. Los cuales por cierto podían ser una gran molestia de la cual mejor ni hablo. Sin embargo, estas famosas pilas como todo tienen una vida útil, la cual en su momento nos pareció exagerada ya que eran entre 6 y 12 años. Pero, el tiempo pasa amigos que esos 12 años se fueron volando en algunos casos desde hace más de 12 años.

FPSURJOHW0FT8OI.MEDIUM

Entonces, es bastante desmotivante desempolvar un cartucho al que le invertimos tantas horas solo para ver que los save files están todos en NEW GAME… Los extrañaré por siempre personajes de Final Fantasy VI a nivel 80…

La adquisición de los juegos y accesorios, mi favorito. En la actualidad los videojuegos tienen un mercado enorme en todo el mundo, y pues nuestro pequeño país también goza de este. Entonces con tantos medios para adquirir estos productos, nuevos o usados nos aseguramos conseguir lo que queremos tarde o temprano y sólo es tener un poco de paciencia.

R.O.B.Gyromite

En cambio, en los 80’s y 90’s, las tiendas que se especializaban en videojuegos solían tener precios bastante elevados, y a pesar de que las compra y ventas siempre fueron una buena opción, no faltaba algún artículo que solo conocíamos gracias a las revistas. Actualmente si hay algún juego que no consigamos en los diversos medios, ósea redes sociales, páginas especializadas, o por última opción las tiendas físicas, simplemente consultamos en páginas extranjeras como eBay y lo mandamos a traer. Incluso, en muchas ocasiones hasta nos sale más barato que comprarlo acá.

Y por eso mis queridos amigos veteranos, debemos recordar que aunque la época que nos tocó vivir fue la era dorada tuvo muchas “espinitas” que por suerte se extrajeron con el tiempo. Si son demasiado jóvenes en el medio como para haber padecido de estos, siéntanse dichosos.

En fin, por más que nos molestaran son parte de una era que no dejamos de disfrutar y que tuvieron que pasar para después ser corregidas. Disfruten de sus juegos y consolas, no olviden tener un par de baterías extra si van a jugar a la Gameboy. ¡Les deseo un feliz gaming!

Sobre El Autor

Redacción

En esta cuenta se asignan notas que están en archivo, de usuarios eliminados o no asignados, opiniones de lectores, comunicados de prensa, etc. Si alguna nota debería estar en otra sección, se debe retirar/eliminar o debe ser revisada, favor usar el formulario de contacto.

Artículos Relacionados