Octubre siempre ha sido el mes elegido por Ubisoft para traernos su entrega anual de Just Dance, la cual ha sido tradición por más de 10 años para los fans del baile. Llevaba años de no tocar la franquicia, pero desde la llegada de Just Dance a Nintendo Switch con su versión 2017, volví a poner mis manos de él y ahora estoy aquí de nuevo bailando y gozando con Just Dance 2019.

Como puedes esperar, el juego es lo mismo que siempre ha sido: debemos seguir la coreografía que vemos en pantalla (los movimientos) y así iremos acumulando puntos y estrellas hasta vencer nuestras marcas; todo esto con las canciones más populares del momento que año tras año cambian, o bien con Just Dance Unlimited puedes jugarlas todas por una anualidad. En todo caso, lo que siempre me ha gustado de estos juegos en Nintendo Switch es que podremos jugarlos con los Joy-Con, aunque si más amigos se unen a la fiesta bastará con descargar la app oficial en nuestro smartphone y sincronizarla con el juego. Dependiendo de nuestra precisión, así iremos ganando o perdiendo puntos.

Las canciones que vienen incluidas en el juego se podrán encontrar en el menú, donde bastará con buscar la que más nos guste y seleccionarla para jugar. Conforme jugamos a nuestras primeras canciones iremos desbloqueando más partes del juego, por ejemplo, al jugar nuestra primera canción se nos permitirá tener un perfil de jugador donde podremos ver nuestras estadísticas como bailarín y hasta crear un avatar para el juego. En el menú principal del juego veremos algunas recomendaciones de canciones, nuestros últimos artículos cosméticos obtenidos, además de recibir acceso al modo online del juego, junto con las Playlists. Respecto a éstas últimas, se tratan de listas de juego depuradas por el sistema o bien creadas por nosotros, por lo que podemos acceder más fácilmente a lo que queremos jugar.

Gracias a las Playlists nos saltaremos inmediatamente las canciones que no queremos escuchar, de esa forma el juego es mucho más amigable con el usuario, por lo que en este aspecto mejoró mucho respecto a la versión del año pasado, incluso permitiéndonos ocultar más fácilmente las letras de las canciones o recibir notificaciones gracias a la vibración de los Joy-Con.

En Just Dance 2019, Ubisoft recopiló una colección de distintas canciones que funcionan bastante bien para bailar, el problema del caso es que los géneros no son muy variados y pueden caer en la zona segura, donde son canciones muy reconocidas y que harán mover la cabeza a cualquiera. Aunque los géneros en el juego no son variados, las melodías si lo son, por lo que tendremos todo tipo de coreografías y ritmos por bailar. A mí me encanta bailar, especialmente bachata, y fue toda una sorpresa por ejemplo encontrarme “Obsesión” de Aventura en el juego, aún más si la bailas junto con alguien ya que es perfecta para compartir en pareja y romper tus récords personales. Fuera de esa canción, tenemos hasta algunas piezas de rock para armar la fiesta con nuestros amigos.

Independientemente de si te gusta bailar o no, Just Dance 2019 es un buen juego que es perfecto para fiestas y reuniones con familia o amigos. Las coreografías siempre han sido muy variadas año con año, y aunque las canciones siempre son una elección segura, gracias al Just Dance Unlimited podrás jugar a más de 400 canciones disponibles por medio de streaming. Si lo pensamos bien, es hasta un buen ejercicio en caso de que no puedas ir al gimnasio o quieras complementar el que ya haces. Respecto a sus diferencias con Just Dance 2018, el juego visualmente es muy similar, además de incluir prácticamente la misma interfaz de usuario. Just Dance 2019 se siente como una expansión en realidad, como si ya tuvieras el 2017 o 2018 y lo que haces es comprarle más canciones; sin embargo, si no compraste algunas de las versiones anteriores o eres nuevo en Nintendo Switch, es mejor comprar la versión más actual.

Respecto a Nintendo Switch, consola donde juego casi todos los party-games que llegan al mercado, puedo aprovechar llevar el juego a todo lado y jugar donde quiera. La ventaja es que Nintendo Switch al ser una consola híbrida me da la posibilidad de simplemente quitar los Joy-Con y colocarlo en modo tabletop donde la pantalla de la consola sirve para ver las coreografías, a esto sumado que cada Joy-Con sirve para que un jugador se una a la partida, nos da la posibilidad de jugar donde queramos. Si me lo preguntan, prefiero jugar 1000 veces con los Joy-Con que usar la app oficial de Ubisoft (en esta versión Nintendo Switch ya no es compatible con el uso de iOS o Android para jugar), por lo que recomiendo llevar siempre un par extra de Joy-Con por si quieres armar una fiesta con tus amigos.

En épocas de Xbox 360 era genial jugar con el Kinnect, pero ya que no tenemos la posibilidad de hacerlo en estas épocas, lo mejor es aprovechar la versatilidad que los Joy-Con nos dan gracias a su giroscopio. En caso de que estés en otra plataformas tendrás que jugar obligatoriamente con la app de Ubisoft.

El juego sigue utilizando como moneda el Mojo, la cual se entrega como premio tras cada canción, además de las estrellas que recibimos. Con el Mojo podemos comprar avatares variados y nuevas versiones para los temas disponibles en el juego. En la versión anterior habían partes donde debíamos gastar obligatoriamente nuestro Mojo, pero en esta ocasión si podremos acumularlo para usarlo a futuro. Los cambios como ven han sido pequeños, pero han hecho un poco más amigable la interfaz del juego.

Por cierto, ya que hablamos de los avatares y extras, si ya tenías alguna versión anterior de Just Dance el juego la detectará de forma automática y te recompensará con algunos avatares exclusivos para tu perfil.

Respecto a los modos de juego, el que me parece más provechoso es Sweat que vendría siendo el modo fitness para quienes quieren conocer cuántas calorías queman al bailar (son bastantes por cierto, normalmente cuando estoy en práctica de baile puedes quemar hasta 900 calorías por sesión de salsa y merengue, por lo que es un gran ejercicio). Entonces, si lo que te interesa es jugar para mantener la línea puedes aprovechar este modo de juego e ir viendo tus récords de calorías quemadas. Para quienes buscan ser los mejores, el modo online lo encontrarás como World Dance Floor, el cual incluye diversos tiene modos competitivos y cooperativos que van cambiando según los horarios o temporadas del año.

Finalmente, el juego también puede ser ampliado con Just Dance Unlimited, el servicio de suscripción de la franquicia que nos da hasta 400 canciones adicionales para bailar por medio de streaming, y el primer mes de este servicio es totalmente gratuito.


Comentarios finales

Just Dance 2019 es un juego muy seguro para Ubisoft, ya que los fans más allegados a este tipo de juegos casuales no dudarán en actualizarse a la entrega de este año. Aunque la interfaz ha sido mejorada un poco y en Nintendo Switch quieren aprovechar los Joy-Con para jugar, el juego sigue siendo prácticamente el mismo que vimos en versiones hasta cuatro años antes.

La combinación de canciones por su parte también peca de segura, ya que no variaron mucho en géneros pero si en melodías. Esto no es del todo malo ya que cada canción es disfrutable, pero se podrían explorar más opciones para los usuarios, especialmente para quienes ven a Just Dance únicamente como un juego casual para fiestas y no les interesa probarlo. En caso de que el baile sea lo tuyo, Just Dance año con año es compra fija.

Review del juego realizado gracias a un código facilitado por Ubisoft.

Just Dance 2019

$39.99
7.9

Contenido

6.5/10

Jugabilidad

8.0/10

Gráficos

8.0/10

Un jugador

8.5/10

Multijugador

8.5/10

Lo bueno

  • Just Dance sigue siendo divertido
  • Es de los mejores party-games en el mercado
  • La interfaz de usuario fue mejorada un poco
  • Los Joy-Con añaden diversión extra al juego

Lo malo

  • Las canciones van a la segura y no mejora respecto al año pasado
  • Se siente como el mismo juego lanzado hace años
  • Se retiró el soporte para smartphones en Nintendo Switch
  • ¿Valdrá la pena convertir a Just Dance en un juego de suscripción, dejando de lado las entregas anuales?