Sin mucho aspaviento se estrenó en Netflix el filme italiano “Lazzaro Felice”. Una película dramática con elementos de realismo mágico que nos cuenta los sucesos por los que pasa Lázaro, un joven campesino que posee una extrema bondad.

La película se ambienta en una finca de tabaco en la década de los setentas, donde Lázaro junto a otros granjeros viven y trabajan en condiciones de esclavitud. Todo cambia para Lázaro cuando conoce a Tancredi, el hijo de la dueña de la finca.

Y ya no se debe contar más sobre la historia. Estamos ante una de las propuestas más originales del año.  El filme encanta desde el primer minuto mostrando la vida de los humildes granjeros, y sobre todo, es necesario resaltar al joven protagonista cuyo rostro nunca traiciona a la cámara. El filme tiene la cualidad de meter sin resistencia al espectador en su mundo. Llegado a cierto punto, no se tiene ni idea de que va pasar a continuación. Eso hace que la experiencia del visionado sea emocionante. Acompañamos a Lázaro en su travesía utilizando el vehículo formado por su integridad, bondad y convicción. Un viaje que sirve de encuentro para el protagonista, y de reflexión para todos aquellos que viajamos con él.