La felicidad es efímera y la vida cambia en un parpadeo, así se define a si misma la nueva y emotiva película de Bradley Cooper y Lady Gaga, Nace una estrella.

Con una trama un poco apresurada, la producción arranca de forma adecuada, mostrando los aspectos importantes de ambos protagonistas, Jakson Maine (Cooper) un cantante popular en el tope de su carrera como solista y con serios problemas de adicciones y Ally (Gaga) una mesera con grandes dotes de artista y actitud rebelde.

Amor y Música

Los lazos del destino juntan a los protagonistas de la forma mas radical e inician una aventura por la fama y la gloria, acompañados de grandes interpretaciones musicales, drama irrefutable, conflictos muy acertados y la verdad detrás de un micrófono.

El desarrollo de la película es optimo ya que no deja ningún cabo suelto y ademas las composiciones originales de Gaga, la dirección de Cooper y los elementos de producción como la fotografía y la filmación hacen una película perfecta y que no es de sorprender vaya a estar entre las nominadas a grandes galardones el próximo año.

Para Recordar

  • Historia muy bien adaptada de su original de 1937.
  • Guion perfectamente elaborado y con grandes frases para recordar.
  • Canciones originales y de gran profundidad.
  • Interpretaciones reales y muy humanas de los personajes.
  • Un cierre adecuado para una historia tan real.

Para Mejorar

  • Algunos diálogos un poco forzados.
  • Desarrollo muy apresurado de los personajes.
  • Historias secundarias un poco innecesarias.
  • Cambios de cámara en pocas escenas que se hacen ver abruptos.
  • Pocos momentos en el escenario con ambos personajes.

Una gran lección

Pero sin duda alguna, la mayor enseñanza que nos deja la película es que nadie nunca obtiene todo y que la felicidad es consecuente con nuestro interior y no con los factores externos, ademas, y por sobre todo en ocasiones, el precio de la fama es muy alto y no siempre vale la pena pagarlo.

En fin, mas que invitados a disfrutar de este éxito en taquilla que ya se esta posicionando como una de las favoritas para candidatas a los Oscar y que ademas promete una escena final digna de cualquier drama que nos haya hecho llorar.