Starlink: Battle for Atlas ha sido uno de los juegos que más he esperado de este año. Quizá su concepto de Toys-to-Life llegó a interesarme lo suficiente para probarlo, algo que Ubisoft parece haber trabajado por un buen tiempo y que incluso llegó a interesar a Nintendo por la colaboración que realizaron con Star Fox.

Actualmente, tengo mucho interés en adquirir a futuro la versión física de Starlink para Nintendo Switch y lo digo por la jugabilidad que las naves nos dan (nah mentira, es por el Arwing y por la figurita de Star Fox), un concepto muy original en el que los Toys-to-Life fueron aplicados aunque no del todo necesario para el juego. Regresando directamente a Starlink, el juego cumple en ser un gran RPG espacial con ciertas influencias de Mass Effect y No Man’s Sky (éste último en el buen sentido, ya que tomaron lo mejor del juego para hacerlo propio y hasta adaptarlo de forma correcta).

Entrando un poco a la historia, tras un suceso con alienígenas Victor St. Grand forma la Iniciativa Starlink para revelar sus orígenes, llevándolos hasta el Atlas. Mientras avanzamos el juego se nos irá revelando más de la historia del juego, por lo que durante las misiones y conforme avanzamos el juego podremos desbloquear partes de la enciclopedia con la historia del juego. Desde un inicio iremos a la acción, por lo que nuestro primer acercamiento será una batalla contra la Forgotten Legion que ataca nuestra nave. Aquí podemos ver como el combate espacial es muy fluido y está bien pulido, permitiéndonos hacer muchas maniobras en el espacio mientras atacamos a los enemigos.

Si lo vemos más objetivamente, Starlink: Battle for Atlas logró ser lo que No Man’s Sky prometía y tuvo que ser desde un inicio: un sistema solar abierto, lleno de planetas y asteroides por explorar, muchos puestos de control y secretos por descubrir. Podemos incluso usar nuestro propulsor para explorar más rápidamente el espacio que nos rodea, sin tener que preocuparnos de pantallas de carga o cutscenes (algunas llegan de forma muy natural mientras jugamos) ya qie el juego ocurre en tiempo real.

Gracias al Snowdrop Engine de Ubisoft tenemos en frente un juego gráficamente potente en PlayStation 4, de hecho el juego logra mostrar muy buenas texturas y modelados, aprovechando la potencia que tiene la consola de Sony. Los ambientes son cambiantes, con escenarios soleados muy detallados, así como zonas desérticas, océanos y bosques; el planeta que visitaremos puede sentirse algo repetitivo debido a sus extensos valles y zonas rocosas, pero no por eso sentiremos vida en el mundo. Tendremos un total de siete planetas por explorar en el sistema solar, así que no habrá falta de contenido.

Además de las opciones de personalización de las naves, las cuales dejaré para el final del review ya que tienen que ver con los Toys-to-Life y los juguetes que podemos comprar; el juego tiene un sistema de mejora de personajes con niveles y árboles de habilidades. Cada uno de los pilotos tiene su propia habilidad única para el combate. Las naves por su parte tendrá su HP y después de cierto daño no podrán volar, por lo que tendremos que repararlas.

Regresando a la jugabilidad de Starlink: Battle for Atlas, el gameplay incluye batallas espaciales y explorar planetas. Tendremos que usar nuestros propulsores para llegar hasta nuevos horizontes, además de encontrarnos con uno que otro pirata espacial en ese recorrido. Los controles de combate son muy sencillos de aprender luego de algunos minutos de juego, permitiéndonos esquivar ataques enemigos y acertar disparos a sus naves. Las naves enemigas estarán bien identificadas en el espacio, por lo que siempre sabremos dónde están y no nos perderemos al atcarlos. Tendremos además algunas batallas contra Dreadnoughts más grandes, algo que podemos considerar como jefes de área con quienes probar nuestras habilidades. En tierra pasaremos nuestra nave a modo desplazamiento, donde podremos explorar la superficie e incluso combatir contra enemigos o realizar otras actividades de recolección de materiales/misiones. En realidad la mayor parte de Starlink es explorar y recolectar materiales, pero de vez en cuando iremos a combate por que la inteligencia del juego no nos lo pondrá sencillo.

Ya que hablaba de la exploración y de las misiones, tendremos muchas colmenas y bases enemigas por derrotar. De hecho luego de esto podremos hacerlas nuestras y aceptar misiones ahí mismo, para así obtener más XP o monedas para invertir en armas y mejoras. Recuerda que ya que el juego nos exige explorar y farmear, tendremos que conseguir ciertos objetos y materriales para ir progresando en el juego.

Aquí es donde el juego se puede llegar a sentir algo repetitivo, ya que el ciclo normal es ir a explorar, derrotar bases enemigas o colmenas, derrotar a algún jefe, y así hasta obtener los materiales necesarios para cumplir con la misión. Es algo predecible, pero los Harvesters (algunos de los enemigos del juego) tienen buenas defensas y no será tan sencillo derrotarlos, especialmente por que sus formas son muy variadas y la forma en que combatimos con ellos irá cambiando. Después de varias horas de juego notarás que hay un ciclo que se repite varuas veces, pero no es algo que sienta como problema realmente, quizá se debe a que me acostumbré a farmear en los JRPG y muchas veces la forma de hacerlo es repetitiva.

Aquí es donde siento que el juego toma algunos elementos de los RPG modernos, ya que ese sentimiento repetitivo es bueno para el juego, contrario a lo que muchos pensarían. Aún así, si no eres de farmear o explorar no será tu tipo de juego, pero si te gustan los RPG este juego incluye muchos elementos que son totalmente disfrutables y que nos mantendrán entretenidos por una cantidad enorme de horas. Poco a poco descubriremos ecosistemas dentro de los planetas, y gracias a nuestro escáner podremos obtener datos de la fauna local, ver cómo algunos enemigos se adaptan a tus ataques y pueden resistir a tus estrategias. Suena totalmente a lo que No Man’s Sky prometía, ¿verdad? Solo que aquí está muy bien aplicado a pesar de que el mundo no es generado de forma procedual y que pulieron muy bien cada detalles del mismo.

Mencioné todo lo bueno que veo en Starlink: Battle for Atlas, pero es momento de tocar el modelo de los Toys-to-Life que se incluyen por acá. Lo bueno del caso es que no es del todo necesario comprar las naves y sus mejoras para así jugar al juego, especialmente por que es algo caro estar invirtiendo en ello, aunque esto de que no sea necesario comprarlas es el punto más débil que veo en el juego ya que entonces opino que la mejor versión para jugar es en digital. A nivel de costo claro. En total, Starlink incluye seis naves distintas con siete pilotos y 12 armas distintas para combinar. Si tienes la versión Deluxe del juego ya tendrás todo ese contenido en formato digital; pero si juegas en formato físico, tendrás un adaptador para el control que aprovechará los controles por movimiento o giroscopio de los controles, ahí montarás tu nave y ésta aparecerá en el juego.

Tanto en formato físico como digital, podremos cambiar las alas y armas de nuestras naves cuando queramos, podemos dejar volar nuestra imaginación sin tener límite alguno. Hacer esto afectará también el rendimiento y stats de la nave, por lo que debemos aprender a combinar las piezas para que nuestra nave no sea solo bonita, sino también efectiva para el combate.

Finalmente, me encanta que las armas del juego son realmente variadas, desde misiles congelantes hasta cañones gravitacionales. Tendremos que aprender a combinar dos tipos de armas distintos que hagan daño y afecten en estado a los rivales, de esa forma el combate será más sencillo y efectivo.


Comentarios finales

Starlink: Battle for Atlas es realmente un buen juego, el cual funciona perfectamente tal como está, pero su sistema de Toys-to-Life no es tan fuerte como para justificar su uso. Sí, las naves son geniales, tener la figurita de Fox McCloud es bueno para la colección, pero la realidad es que las naves sobran por que el juego por sí solo se puede jugar sin ellas y ya es divertido sin ese agregado.

El juego es una combinación muy buena de exploración, combate y contrucción, con controles intuitivos y muy sencillos de aprender, mundos algo repetitivos pero llenos de vida, y al fin y al cabo aunque su historia es sencilla funciona de maravilla con el tipo de juego que es. Si me lo preguntas, tener Starlink: Battle for Atlas en digital es la mejor opción ya que omites el hecho de comprar las naves y eso te ahorrará suficiente dinero, pero si lo tuyo es coleccionar te recomendaría adquirir la versión de Nintendo Switch por el contenido de Star Fox.

Otro aspecto que le rescato al juego es su actuación de voz, lo jugué en inglés principalmente, pero probando otros idiomas no tenemos nada que envidiar a su doblaje al castellano por ejemplo. Las cutscenes están muy bien actuadas, y si jugaste en Nintendo Switch, notarás que las partes de Star Fox también están producidas de una forma magnífica.

Review del juego realizado gracias a un código del juego facilitado por Ubisoft.

Starlink: Battle for Atlas

$74.99
8.5

Historia

8.0/10

Jugabilidad

9.5/10

Gráficos

8.5/10

Duración

8.5/10

Sonido

8.0/10

Lo bueno

  • Un mundo enorme por explorar
  • El combate es muy pulido
  • El estilo de juego es muy original
  • Se puede jugar de forma clásica con control o con los juguetes que se incluyen en la versión física, brindándonos más posibilidades de juego
  • Si juegas la versión para Nintendo Switch, el contenido de Star Fox lo convierte en la mejor versión para jugar

Lo malo

  • Algunos errores gráficos
  • Algunos bugs presentes en el juego
  • Cuando lo juegas, notas que en realidad las naves de juguete sobran

Sobre El Autor

Daniel Zuñiga

Fundador y ex director de Revista Yume. Actualmente me encuentro "retirado" por tiempo indefinido, aunque a veces me paso por aquí para recomendar juegos. Me encantan los JRPGs, las novelas visuales, Japón y el cine.

Artículos Relacionados