Aproximadamente 20 años tomó para que finalmente ‘The Favourite’ (La favorita) fuese estrenada en una sala de cine. Se dice que, a pesar de realizarse su guion a finales de los 90’s, no encontraba productora ni el equipo que se hiciera cargo, debido a sus temas controvertidos y sus personajes femeninos principales. Finalmente, el libreto llegó a manos de Yorgos Lanthimos, uno de los directores más interesantes y extraños de los últimos años.

En el cine, las producciones de época siempre han sido vistosas, no solo por el enorme trabajo de producción, diseño, vestuario y demás ambientación; sino que siempre retrata temas políticos, de clases sociales, romances o figuras históricas. El griego Lanthimos dirige en esta ocasión una cinta de época, pero en una forma distinta.

La genialidad detrás de ‘The Favourite’

A modo de sátira, ironía y hasta parodia, el relato narra la obstinada vida de la Reina Anne (Olivia Colman). Figura de autoridad patética, con problemas emocionales serios, entre la bipolaridad y la infantilidad. Mientras ocurren cambios drásticos en el territorio británico, Lady Sarah (Rachel Weisz), confidente de la reina, domina con carácter manipulador a la monarca para la toma de decisiones. A la llegada de Abigail (Emma Stone) como sirvienta, las cosas entran en una compleja rivalidad entre ella y Lady Sarah por ganar algo más que el corazón de la reina para satisfacer sus deseos.

Rachel Weisz and Olivia Colman in the film THE FAVOURITE. Photo by Yorgos Lanthimos. © 2018 Twentieth Century Fox Film Corporation All Rights Reserved

Este triángulo amoroso/odioso alcanza un nivel inimaginable por ver hacia qué lugares son capaces de llegar cada una por sus intereses. A esto le sumamos el ambiente político dominado por hombres, en contraste con la línea argumental central. Sin embargo, estos también juegan papeles de bufones para aprovechar la mofa hacia la autoridad e incluso al mismo género masculino, también manipulado por las mujeres.

El recuerdo de Kubrick

El director, ya relacionado anteriormente con Stanley Kubrick, recibe las comparaciones con la cinta ‘Barry Lyndon’ (1975), por ser de época y por su fotografía a luz natural; no obstante, la semejanza se encuentra con ‘Dr. Strangelove or How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb’ (1964), aquella deliciosa sátira sobre la Guerra Fría. También se puede referenciar a ‘Amadeus’ (1984), donde la exactitud histórica no importaba con tal de desarrollar un duelo a muerte entre Mozart y Salieri; en este caso las relaciones lésbicas de la Reina Anne no son confirmadas al 100%, pero cabe dentro de la ficción.

La unidad y el conjunto se logra por la suma de sus partes

Hay muchísimas cosas destacables en esta producción. Lo que salta a la vista, además de su impacto visual, es la decisión de explorar con lentes gran angulares y ojo de pez en espacios cerrados. Esto va desde la experimentación, como Lanthimos había empezado en ‘The Killing of a Sacred Deer’ (2017), hasta la sensación de mostrar diminutos los personajes engrandecidos por su egoísmo y encerrarlos en la locura. Asimismo se notan diferentes tomas con ángulos muy bajos, apoyando la idea de falso empoderamiento.

Queen Anne (Olivia Colman) gets Whiggy with it in Yorgos Lanthimos’ The Favourite.

De la mano con lo visual, entra en juego la impecable puesta en escena gracias al diseño de producción y al diseño de vestuario, a cargo de una leyenda llamada Sandy Powell. La edición es dinámica y refrescante, rara vez utilizada en una película de época, donde amarra todo en una unidad y aprovecha muy bien las elipsis para mantener el ritmo narrativo. Básicamente todo está en su lugar y potencia al máximo el sentido de su historia.

Y por supuesto, no se puede obviar el enorme trabajo actoral que realizan las inmejorables Colman, Weisz y Stone. Se adaptan a su personaje, se mueven a través de la cámara y aprovechan cada línea de sus diálogos llenos de cinismo. También una mención a Nicholas Hoult, aunque breve su participación, alcanza estar al mismo nivel.

Finalmente obtenemos un proyecto atípico dentro de su subgénero. Se aprecia por su lúcida demostración de burlarse de los estereotipos de la época y de la autoridad. Su forma y contenido termina siendo atemporal, tanto por lo que ocurre en pantalla, como por el ejercicio de trasladar lo que sucede a nuestra época. ¿Estamos siendo gobernados por bufones? Mientras, reírse de ellos siempre ha sido bueno.

‘The Favourite’ tiene 10 nominaciones a los premios de la Academia, incluyendo mejor película, dirección, guion y sus tres actrices. Actualmente está en cartelera.