Las experiencias de horror y terror han jugado un papel importante en la escena indie, especialmente por el peso psicológico que los pequeños estudios han logrado plasmar en sus obras. Aunque estos juegos siguen siendo de nicho, su dificultad y pulido los hacen buenas piezas para una colección, algo que encontramos en The Inner Friend.

The Inner Friend es un juego con muchísimo potencial a pesar de no ser perfecto. PLAYMIND logró plasmar un juego simple donde controlamos la silueta de un niño a través de un mundo lleno de plataformas y puzles, donde haremos frente a nuestros temores más profundos. Todo esto se nos presenta en un mundo simulando memorias, con un tono oscuro que puede llegarnos a dar ciertos escalofríos.

Respecto a estas memorias, son los niveles del juego como tal. Entrar a ellas nos llevará a alguna parte específica como la escuela, nuestra habitación o el hospital; ahí es donde la visión del niño que controlamos se verá mezclada entre sus temores y la realidad, mostrando un concepto realmente terrorífico. Los temores se manifiestan de muchas formas, y éstos mismos llegarán a matarnos en caso de que no podamos cumplir nuestro objetivo.

El niño, como podemos esperar, estará totalmente indefenso en este entorno, así que lo único que puede hacer es huir y evitar ser visto por los enemigos. La tensión del juego aumenta cuando vemos que no podemos tomar armas ni nada por el estilo, y es más aún tenso al ver cómo la vista del protagonista se nubla y sus miedos comienzan a atacarlo. En este sentido la construcción del mundo y los temores fue muy bien lograda, manteniendo siempre el nivel de riesgo en The Inner Friend.

Antes de explorar nuestras memorias debemos entrar a ellas por medio del subconsciente, algo que en realidad me recordó mucho a Yume Nikki, ya que la mente incluye ciertos portales, los cuales nos llevarán a los niveles. Una vez dentro, podemos explorar un poco la mente de nuestro protagonista, donde también podremos ir recuperando algunos objetos coleccionables que irán transformando nuestro cuarto, a lo que iremos viendo cómo el niño va creciendo hasta ser un adolescente.

Respecto a la historia, la realidad es que no es tan relevante como la construcción del mundo y los temores, por lo que nos obliga a interpretarla. Esto puede ser malo en realidad, ya que al no haber diálogo no sabemos exactamente el por qué estamos jugando y solo pasaremos los niveles uno a uno hasta encontrarse sentido al juego. Aun así, el contacto como tal es bueno, mostrándonos no solo memorias malas, sino muchas de ellas buenas también.

A nivel de puzles, el juego no representa un reto realmente. Muchos de ellos nos piden memorizar patrones o bien evitar ser tocados por algo. Sin embargo, no son realmente complejos y se pueden pasar rápidamente.

The Inner Friend incluye tan solo 9 niveles, y en cuestión de 2 o 3 horas podrás acabarlos por completo. Creí que el juego sería más largo, pero en realidad se diseñó como una experiencia corta, la cual aún tiene potencial para ser ampliado por medio de alguna expansión o secuela. El juego nos permite volver a explorar niveles para encontrar los objetos coleccionables que dejemos perdidos, pero no hay ninguna compensación al hacerlo.


Comentarios finales

Aunque el juego incluye muchos momentos emotivos y un entorno hostil hacia ti, su potencial no fue totalmente explotado debido a la facilidad y duración de los niveles y puzles. En realidad, es una buena experiencia para jugar cuando no tienes mucho tiempo o buscas algo rápido, pero no esperes un juego largo y con mucho contenido.

Rescato que el concepto es muy bueno y puede ser expandido a futuro, por lo que esperaremos a conocer los planes de PLAYMIND con The Inner Friend.

Review del juego realizado gracias a un código del juego facilitado por PLAYMIND.

Comentarios

The Inner Friend

₡6500
7.9

Historia

6.5/10

Gráficos

9.5/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración

6.0/10

Sonido

8.5/10

Lo bueno

  • Un arte bien pulido
  • Momentos emotivos
  • El sistema de memorias me recuerda a Yume Nikki
  • Un ambiente hostil

Lo malo

  • Es realmente corto
  • No presenta mayor desafío

Sobre El Autor

Daniel Zuñiga

Fundador y ex director de Revista Yume. Actualmente me encuentro "retirado" por tiempo indefinido, aunque a veces me paso por aquí para recomendar juegos. Me encantan los JRPGs, las novelas visuales, Japón y el cine.