Tras una década desde su lanzamiento original en Xbox 360, The Last Remnant Remastered regresó a las consolas de PlayStation 4 para mejorar un poco más la experiencia vivida en esos años. Square Enix supo que perdió una parte del público potencialmente interesado en este juego, amantes de los JRPGs que vienen de consolas PlayStation desde toda la vida, por lo que han lanzado una versión actualizada gráficamente y con algunos añadidos extras que permitirán a los usuarios actuales disfrutar de esta experiencia.

En su época, The Last Remnant tuvo un sistema de combate muy interesante, donde adquiríamos unidades a los largo de la historia del juego, realizando reclutamientos y misiones secundarias, para luego utilizarlos en diferentes combinaciones llamadas “Uniones”. Estas Uniones recibían órdenes distintas para simular que dábamos órdenes en la vida real, pero este aspecto táctico está enfocado más en sus habilidades como tal. Cada una de las uniones maximizará el uso de sus habilidades en conjunto, por lo que estas uniones son la espina dorsal del juego y afectarán la fuerza de cada unidad en el campo de batalla. Conforme accedemos a unidades más variadas, será más importante enfocarnos en la forma que combinamos a los personajes para crear mejores Uniones. Maximizar lo que hace especial a cada unidad será la ley de este juego, por lo que debemos estudiar bien cómo utilizar a los personajes que consigamos.

Aunque no logremos dominar este sistema, el juego no nos castiga realmente, por lo que las unidades van a recuperarse luego de cada combate y el juego se guarda automáticamente luego de cada nivel que exploremos. Otro extra que este juego tiene es que cada personaje de nuestro equipo será importante y tendrá su utilidad en la historia.

The Last Remnant Remastered incluye una opción para acelerar las batallas, por lo que los comandos que demos (el juego es de combate por turnos, recuérdalo) en el campo no se ejecutarán tan lentamente o uno a uno, sino que hasta 20 distintas órdenes podrán ejecutarse en pantalla y de esta forma nos moveremos más rápidamente en la historia. Quizá esto se incluyó por que los jugadores de ahora tienen menos paciencia y muchos más juegos por probar, por lo que maximizar el uso del tiempo en cada juego será indispensable y más cuando no son tan largos como este.

The Last Remnant Remastered, a pesar del lavado de cara gráfico y sus mejoras, sigue sintiéndose viejo. Aunque luce mucho mejor que su versión original de 2008, no se siente como un juego actual, especialmente si nos fijamos en las decisiones de diseño que algunos personajes recibieron en su época. Aún así, no podemos culpar las decisiones realizadas en el pasado, especialmente al tratarse de una remasterización como tal; esto solo nos da un cierto sentimiento de nostalgia al jugar, especialmente si somos de los que llegaron a probarlo en su momento (o en Steam).

La historia, en general, es el punto más débil del juego al no tener sentido alguno. En realidad, el personaje principal es lo que desde un buen inicio no le hace honor a la historia, mostrándose muy cliché entre los protagonistas de los anime o juegos JRPG promedio. Es algo molesto incluso, más bien el resto de los protagonistas no tienen sentido alguno de seguirlo como líder, pero ya que es el héroe no les queda más… Bueno, en general, The Last Remnant nunca tuvo la mejor historia y cae a veces en lo absurdo tratando de mantenernos enganchados. ¿Puntos por el esfuerzo?

Adicional a los problemas narrativos del juego, tendremos un Rango de Batalla que afectará la dificultad de los enemigos en el juego; sin embargo, no hay una forma real o efectiva de entenderlo (en el sentido de lo mal que funciona) y por eso es preferible no aumentarlo mucho. Personalmente, lo mejor que tiene es su sistema de batalla y el sistema de crafting, el cual tardaremos un poco más en entender pero luego será muy provechoso y combina perfectamente con el tipo de juego que es.

Para finalizar, mencionaré que en el juego navegaremos en el mundo diseñado, el cual tiene algunas ciudades y lugares por explorar en él, además de poder adquirir misiones secundarias para alargar un poco nuestra estadía en el juego. Realmente no es un mundo abierto, pero tratan de hacernos sentir que el juego es más grande de lo que realmente es.


Comentarios finales

The Last Remnant Remastered sigue siendo un juego muy de culto y una joya algo perdida por los fans de los JRPGs de la época de Xbox 360 y PlayStation 3.

El juego no sería nada sin su sistema de combate, además de ser realmente original y muy innovador aún a día de hoy. Sin embargo, si dejamos eso de lado, lo que tenemos es una historia realmente floja con protagonistas que no son interesantes. De hecho, muchas de las unidades que podemos usar en el combate resultan más interesantes que ellos.

Review del juego realizado gracias a un código facilitado por Square Enix.

The Last Remnant Remastered

$19.99
7.9

Historia

5.0/10

Jugabilidad

9.5/10

Gráficos

8.5/10

Duración

8.5/10

Sonido

8.0/10

Lo bueno

  • El sistema de batalla es increíble
  • Es un juego realmente estratégico
  • Las unidades que adquirimos durante el juego

Lo malo

  • El personaje principal no es interesante ni simpático
  • Los gráficos siguen sintiéndose desactualizados
  • El Rango de Batalla no es intuitivo