Star Wars: The Last Jedi claramente iba a arrasar en taquilla, y aunque la crítica entre “expertos” y fans está totalmente dividida, la realidad es que Disney sigue llenándose los bolsillos al alcanzar ya una recaudación de $600 millones a nivel mundial, con un total de $278.8 millones sólo en Norteamérica.

Éste se trató del segundo mejor arranque de una película en la historia de Estados Unidos, solo por detrás de The Force Awakens.

Próximamente la película llegará a China, donde seguro superará los $1000 millones en recaudación mundial.