Viudas es una película de atraco o heist, ese sub género que presenta la realización, planificación y consecuencias de un robo a gran escala; pero a la vez es una mirada inquietante al tejido de la sociedad, y una crítica a la forma que tenemos de percibir el entorno.

Trabajo de dirección

Steve McQueen es el director que trae a los cines esta compleja trama, y lo hace sin ningún tipo de consideración: nunca se detiene a explicar, no busca suavizar lo que cuenta, no reitera, no busca buenos o malos; pone frente a nuestros ojos lo que es, a pesar de que cueste verlo. Todo esto son características de la corta carrera de McQueen, que incluye 13 cortos y 4 largometrajes, entre los que destaca la ganadora del Oscar a mejor película en el 2014, 12 Years a Slave.

En esta ocasión el director no figura como el único de renombre, todo su elenco está conformado por caras conocidas y de mucho potencial. En el rol principal encontramos a Viola Davis que nos tiene acostumbrados a personajes fuertes que no tienen problema en mostrar un momento de debilidad. Ella interpreta a Verónica, la que tomará las riendas de un plan que ayudará a sus compañeras interpretadas por Michelle Rodriguez, Elizabeth Debicki y Cynthia Erivo. Todas grandes actrices que cumplen a la perfección sus personajes, mostrándonos lo necesario de sus mundos para que estemos apoyando al equipo.

Ese es el gran logro de una película de atraco, que el público se ponga del lado del crimen. Para esto McQueen y su co guionista, Gillian Flynn, que también escribió el libro y el guión de la aclamada Gone Girl, hacen uso de otros personajes que representan la fuerza contraria. Entre ellos están Colin Farrell, Brian Tyree Henry, Daniel Kaluuya, Jacki Weaver y Robert Duvall. También destaca la aparición corta pero acertada de Liam Neeson, Jon Bernthal, Garret Dillahunt y Lukas Haas como personajes de complemento.

El mosaico social

La historia es compleja, intenta darnos datos de las vidas de cada personaje, a la vez que sigue avanzando el plan y las complicaciones que inevitablemente se hacen presentes. Y en medio de todo, hace comentarios a temas más profundos como la economía y política, el machismo y el sistema patriarcal que aparece en cada rincón, la desigualdad social representada en una de las mejores secuencias de la cinta, y el racismo policial. Esto convierte a Viudas en una película muy diferente, no solo en su género sino también en el Hollywood actual, una producción que se anima a decir algo más sin volverse un panfleto y que lo hace con un alto nivel artístico.

Es importante mencionar para que no quede olvidado el gran trabajo de Hans Zimmer en la composición musical y la edición de Joe Walker que genera tensión y atrapa en los primeros minutos de la película.

Se puede decir que algunos de los giros se ven venir, que algunas situaciones son muy oportunas y que es muy larga, dura poco más de dos horas, pero nada de eso es grave, por el contrario la duración es la adecuada y logra mantener la atención a pesar de las muchas líneas del argumento. Lo único que hay que tener claro es que se aleja de una película de acción, se aleja de la típica cinta de persecuciones y explosiones, Viudas va por otros caminos, así que si quiere ver una buena película para pensar y disfrutar vaya a verla, pero si buscan algo solo para pasar el rato, puede que esta no sea para usted, pero estaría cometiendo el mismo error que todos dentro de la historia, tal como lo dice el personaje de Veronica, “creer que no tenemos las &#(@$ para lograrlo”.