En esta era de refritos y reboots, es difícil emocionarse cuando aparece una noticia de una nueva serie que será actualizada para las nuevas generaciones.

Yo nunca fui un gran fanático de Voltron. El robot en sí siempre me gustó, pero la serie siempre la sentí inferior a otras de la época. Los dibujos no estaban mal, pero sus arcos de historia eran demasiado cliché, usados por casi todas las series de aquella época. Pero sobre todo, aún cuando yo era bastante chiquillo cuando se entrenó, siempre me chocó un poco la idea del “deus ex machina”, que todo lo resolvían con el robot, y cada capítulo terminaba más o menos igual con todo resuelto gracias al robot. Es el mismo argumento que se podía observar en otras series, como en Jayce y los Guerreros Rodantes y su anillo mágico y si se quiere los mismos Thundercats a veces abusaban de ese mismo cliché con la Espada del Augurio. No quiero quitarle el valor a estas series, en esencia eso era lo que esperábamos en cada episodio, pero hoy día con la distancia de las décadas, es fácil ver cómo aquello eran salidas fáciles. Salidas que vendían montones de juguetes eso sí.

Cuando Netflix anunció que harían una nueva versión de Votron, la verdad no me emocioné. La cosa cambió un poco cuando anunciaron quienes estarían detrás de la serie. Ahí mi interés empezó a elevarse un poco.

Voltron estuvo a cargo del equipo de animación de Dreamworks dirigido por quienes estuvieron detrás de Avatar: El Ultimo Maestro del Aire y Avatar; La Leyenda de Korra. Al parecer ellos desarmaron la serie de Voltron original y la volvieron a armar para una nueva generación sin perder su esencia.

Si ud está leyendo Revista Yume, estoy seguro que sabe de qué trata Voltron. Si ud es de aquellos que no tuvo la suerte de conocer la serie, en realidad la trama era sencilla: 5 jóvenes encuentran 5 leones robots gigantes que una vez que aprenden a manejarlos, son capaces de combinarlos en un robot gigante llamado Voltron. La base de operaciones de Voltron era el planeta Arus, guiado por la Princesa Allura, y ante ella respondían los 5 pilotos que habían jurado defender a la galaxia de los planes de Zarkon y su ejército. Voltron, en realidad, representa la quintaesencia de las series de los 80s.

11180627_1066912136665601_3678590782178120063_n

La nueva serie, ahora llamada Voltron: Defensor Legendario, retoma más o menos la misma historia que la serie original. Sus creadores, sin embargo, le dan ciertos giros para hacer que la serie no solo se sienta novedosa desde la animación, sino desde la narrativa.

Desde la animación, el equipo de Dreamworks hace una mezcla de animé para las escenas en las que aparecen los personajes con escenas creadas por computadora para las escenas de los leones y el robot. Esto no quiere decir que se sienten como dos estilos de animación distintos, sino todo lo contrario, ambos estilos de animación se complementan de manera tal, que en algunas escenas es difícil saber dónde termina un estilo de animación y empieza otro. Los personajes están animados con muchísimo cuidado a crear personalidades fácilmente reconocibles, y esto agrega muchísimo a la narrativa de la historia. Este aspecto no se da solo en los protagonistas de la historia, sino también en los personajes secundarios, y en especial toma una gran importancia con los villanos. Cuando los personajes entran a escenas de acción, la animación no escatima en mostrarnos buena acción, sea en combate cuerpo a cuerpo o con armas de fuego. Pero en definitiva, en el área en la que se luce la animación es en las excelentes escenas de combate espacial en las que se ven envueltos los leones o el mismo Voltron. En este sentido, los creadores de la serie buscaron que cada escena de combate se sintiera única, especial y con características únicas. Es difícil no emocionarse con algunas de estas escenas, y por unos minutos sentí lo mismo que sentía cuando veia estas serie de niño y la intensidad de emoción en los combates.

25974282401_e14986b3a2_o

Pero aunque la animación es de la mejor calidad, hay que reconocer que el departamento de sonido hizo un excelente trabajo. La serie en español tiene un doblaje impecable, con un humor muy fino y con voces muy bien caracterizadas, algo indispensable para establecer la personalidad de cada personaje. Una vez más, hay que reconocer las voces de los villanos. Los efectos de sonidos son apropiados, pero en particular muy bien logrados en las batallas espaciales, lo que ayuda a crear una alta emoción. Por último, me parece apropiado reconocer el estilo de música escogido. Para los que son fiebres de los juegos de video y han tenido la oportunidad de jugar Mass Effect, la música tiene mucha semejanza. Mäs que sonar como una serie de acción o de robots, la música más bien hace pensar en ciencia ficción, no es música épica al estilo de Star Wars, más bien es una mezcla entre electrónica y con cierto misterio, algo que ayuda a la tónica de la serie.

Y es que en lo personal, creo que es la narrativa en la que esta serie sobresale. Si bien se mantienen los 5 pilotos, sus leones, Voltron, la princesa, un castillo y Zarkon como villano, sus creadores parece que tomaron algunas de las lecciones aprendidas en Avatar y nos dan una historia que se siente suficientemente familiar y a la vez muy novedosa.

Voltron principalmente brilla en lo fuertes que son sus personajes. Sus protagonistas, aunque al inicio no todos parecen tener motivaciones claras, poco a poco van evolucionando al enfrentar la realidad de ser “héroes”. A través de las diversas historias, los personajes nos dan ciertos acertados comentarios acerca del trabajo en equipo, el honor, la responsabilidad, el deber con la familia, y la libertad. Ciertamente Voltron está lejos de ser la primera serie en la que estos temas son tocados, pero lo logra con una sutileza que da gusto, y sin forzar dichos temas como una enseñanza barata. Cada capítulo nos muestra un ángulo más de lo que implica la guerra en la que están implicados y lo que significa para ellos.

voltron-netflix-1280jpg-19da68_1280w

Otro aspecto importante de esta serie es que se toma con mucha mayor libertad la exploración de una galaxia en la que un grupo de leones robots forma un super robot. De cierta manera, Voltron retoma elementos de series como War Planets: Shadow Raiders (una de las primeras serie de los 90s hecha por computadora acerca de una galaxia en guerra con poblaciones de planetas enemigos que deben de trabajar juntos y que fue una joya aunque nunca la terminaron) que aunque existan ciertas tecnologías completamente fantasiosas, mantiene una ambientación de ciencia ficción que es bienvenida. Eso sí, la mezclan con cierta fantasía más clásica incluyendo seres que hacen magia (algo que algunas historias de ciencia ficción incluyen) y de esta forma crea un balance que no solo es raro que funcione tan bien, sino que pocos son los que logran esta mezcla de forma exitosa.

Los villanos de Voltron son temibles e interesantes y eso agrega muchísimo valor a la serie, a que en todo momento se siente un verdadero peligro de parte de ellos, pero a la vez, dejan muchos de sus planes y motivaciones en la oscuridad, lo que crea aún más misterio a su alrededor.

Y el último punto en el que la narrativa sobresale, es que Voltron ya no es la pomada canaria para todo. Los personajes son obligados a actuar fuera de sus leones y confiar en sus habilidades; son obligados a tomar decisiones sin que el tener o no a los leones sea la salida; son obligados a enfrentar muchísimos peligros fuera de los leones de manera tal que cuando Voltron es formado, no se siente como una salida fácil sino como una herramienta más en el arsenal de capacidades de los personajes.

voltron-production-stills-01

Voltron: Defensor Legendario  no es una serie perfecta. Aun con todos los aciertos hay mucho momento conveniente para los personajes, sobre todo al ir descubriendo lo que sus leones pueden hacer. Para algunos puede sentirse una serie con muchísimo humor. Y es que al final del día, es una serie sobre 5 leones que forman un robot, por más que uno haga una excelente historia, debe de reconocer los descabellado que es, y solo disfrutar la serie y ya.

Lo que queda claro es que Netflix y el equipo que tuvo la tarea de darle nueva vida a Voltron no lo hizo solo para vender juguetes. La serie es sumamente entretenida, y se nota que fue hecha con cariño, no solo cariño para el gran robot, sino cariño para quienes la ven por primera vez, o aquellos como yo, que recordamos lo emocionantes que eran las series en nuestra infancia y que deseamos ver series que mantienen esa misma esencia.

voltron-legendary-defender-screenshot

Por Alvaro Madrigal